toggle menu

Opinión


20 Abril, 2016.

Ollanta: ¿Las agendas? ¡Ah, eran mías!

¿Cuántas veces se puede cambiar de versión? Todas las que sean necesarias.

Mónica Delta

| Columnista

¿Cuántas veces se puede cambiar de versión? Todas las que sean necesarias, según se desprende de las declaraciones de los inquilinos de Palacio de Gobierno.

Todo empezó el 17 de agosto del 2015, cuando Panorama puso al descubierto la existencia de agendas con información comprometedora sobre Nadine Heredia y los supuestos movimientos financieros de sus campañas electorales (2006-2010). Sobre el particular, las expresiones han pasado desde la negativa rotunda e insistente de la primera dama —esa misma noche en el mencionado programa periodístico— hasta la reciente versión del jefe de Estado, en extenso interrogatorio ante el fiscal, en la que ¡oh, sorpresa! se responsabiliza del 100% del contenido de los documentos, antes negados.

Nadine Heredia ha demostrado que pudo pasar, sin aparente angustia, del “no reconozco ninguna agenda” a “me robaron las agendas” y finalmente concluir en “la verdad, es mi letra”. Ahora, después de ocho meses, el presidente de la república, asegura que Heredia fue una especie de “secretaria” y que el contenido de las dichosas agendas, eran “sus disposiciones”.

¿En serio? ¿Entonces por qué permitió que su esposa estuviera en el ojo de la tormenta durante tanto tiempo? ¿Por qué no declaró inmediatamente, si era tan sencillo como indica, asumir la autoría intelectual de lo dicho o escrito?

¿No será una nueva estrategia de defensa? ¿Acaso“los bogas” (como coloquialmente su esposa, en un mensaje privado, se refirió al trabajo de su abogado cuando argumentaba que “la verdad” era su letra) han aconsejado proceder así para evitar que Nadine Heredia responda en un proceso judicial, sin la inmunidad ni los mecanismos de protección que tienen los funcionarios públicos que dejan sus cargos? ¡Corren apuestas!


Etiquetas: , , , , , ,