toggle menu

Opinión


7 Noviembre, 2017.

Ojitos & Ojitos Asociados

¡Faenón en Montevideo!: Espinoza Saldaña hace lobby en la Comisión IDH para un caso en el que una de las partes tiene como abogado al presidente de la susodicha Comisión. ¿Linda, no?

Que juzgue el lector si la mayoría del Tribunal Constitucional es moralmente idónea para continuar en sus cargos. Como ya reseñamos anteriormente, tres miembros del TC (Ramos Núñez, Espinoza Saldaña y Ledesma) viajaron a Montevideo para vender la idea de que se busca desaforarlos en el Congreso por cumplir —¡qué ironía!— con el Estado de derecho y la democracia en el caso El Frontón.

“Vender la idea” es un decir, pues sus oyentes de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos no necesitan “comprarles” nada: ya están plenamente coordinados.

Pruebas al canto que NO tienen que ver con el caso El Frontón:

Durante la ponencia del magistrado Eloy Espinoza Saldaña en Montevideo, en el contexto de su primera petición sobre la “independencia del TC en el Perú”, este pide a la Comisión que “exprese su preocupación por lo que viene anunciándose en el ‘caso Scotiabank’, ante una decisión nuestra sobre el comportamiento de la SUNAT” (respecto a si este es violatorio o no de derechos fundamentales).

Independientemente del fondo del asunto —una deuda pendiente de más de 400 millones de soles que el banco tendría con la SUNAT—, ¿qué tiene que hacer o ver el caso de la Sunat contra Scotiabank en el marco de de la “independencia del TC en el Perú” por el caso El Frontón?

Pues resulta que el abogado de la SUNAT contra Scotiabank es nada menos que el presidente de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, Francisco Eguiguren Praeli. Es decir, ¡Espinoza Saldaña pide que la Comisión QUE PRESIDE EGUIGUREN “exprese su preocupación” por UN CASO DEL CUAL EL MISMO EGUIGUREN ES ABOGADO! ¿Linda, no? ¿Son o no son corruptos de alma, por lo menos, esa gavilla de seudomagistrados?

Post Scriptum: me desafilié completamente como cliente del Scotiabank hace un par de meses por una tarjeta de crédito que tenía. Me estafaron durante meses. Nunca me enviaban mis estados de cuenta, para que obviamente venciera el plazo y tuviera que pagar con mora. Tampoco me informaban que el monto que me decían por teléfono que tenía que pagar no era el del mes sino el pago mínimo (¡en los hechos, nunca pagaba nada de mi deuda y esta seguía aumentando!). Así me tuvieron hasta que me di cuenta y los mandé a la mierda. Incluso pagando toda la deuda de un golpe se valieron de mil triquiñuelas para seguir cobrando y no desafiliarme. Finalmente, lo logré. No le recomiendo a nadie el servicio de ese banco abyecto y miserable.


Etiquetas: , , , , , , ,