toggle menu

Opinión


29 Julio, 2018.

Odebrecht: ¿Servirá sacrificar el cobro de reparación civil a cambio de información?

El Ministerio Público ha retomado las conversaciones con la empresa brasileña. Esperemos que con la unificación del equipo del caso Lava Jato ahora sí se tenga una estrategia.

Katherine Ampuero Meza

| Columnista invitada

Hay quienes señalan que, para lograr que Odebrecht revele los nombres de todos los que han sido “coimeados” en las diferentes obras y de quienes han recibido aportes de campaña u otros beneficios por parte de los brasileños, se le debería dar absoluta inmunidad a la empresa y a sus exfuncionarios como Jorge Barata. Sostienen que exonerarles del pago de la reparación civil por el enorme e incuantificable daño ocasionado al Estado peruano ayudaría a la investigación.

También hay quienes defienden que el Estado peruano acepte la irrisoria suma de US$ 60 millones que Odebrecht nos quiere pagar como reparación civil usando su ya famosa fórmula que ahora busca imponer en el Perú: “Pagar el doble de la coima que reconocen haber pagado”.

Como sabemos, Odebrecht ha reconocido haber pagado solo US$ 29 millones en coimas pero con el paso del tiempo hemos descubierto nuevos pagos, o sea, NUEVAS COIMAS. ¿Se puede creer que los mafiosos brasileños solo han coimeado por US$ 29 millones para ser beneficiados irregularmente con millonarias obras en las que aplicaron millonarios sobrecostos en el Perú? ¿Reconocerá Odebrecht que pagó más de US$ 29 millones en coimas? Si Odebrecht reconociera ello, se estaría obligando a pagar un monto mayor a los US$ 60 millones de reparación civil de acuerdo con la fórmula planteada por ellos mismos.

¿Acaso si los seguimos tratando con guantes de seda podemos confiar en que Odebrecht reconocerá haber pagado coimas en los proyectos Rutas de Lima, Olmos, Chavimochic, Hidroeléctrica de Chaglla, Hospital Lorena, Gasoducto Sur Peruano, entre otras, y brindará los nombres de los funcionarios que se beneficiaron ilícitamente al adjudicarles diversas obras? Era evidente que había interesados y ansiosos en que se cerrase el acuerdo de colaboración eficaz a favor de Odebrecht y de Barata con solo la información dada hasta ahora al fiscal a cargo de este proceso de colaboración eficaz, y que se les otorgase todos los beneficios que exigen. ¿Por qué? ¿Temen que salgan a la luz más nombres de coimeados?

Lo que sí me queda claro es que Odebrecht no va patear el tablero de la colaboración eficaz en el Perú; pero no porque le interese revelar todo lo que sabe para colaborar con la justicia peruana –y se llegue a conocer toda la verdad, sancionando a todos los involucrados–, sino porque en el Perú la constructora brasileña posee un importante patrimonio valorizado entre US$ 2500 y US$ 3000 millones de dólares que está cuidando cautelosamente.

Además, es obvio que a Odebrecht le interesa poder seguir participando y contratando con el Estado peruano en todas las licitaciones y concursos públicos a nivel nacional, y sabe que ese es un beneficio que la Fiscalía le puede otorgar dentro del proceso de colaboración eficaz. Por último, los brasileños deben cumplir su compromiso internacional de colaborar con la justicia de todos los países donde han tenido presencia y han cometido ilícitos.

El Ministerio Público ha retomado las conversaciones con Odebrecht. Esperemos que con la unificación del equipo del caso Lava Jato ahora sí se tenga una estrategia y se establezca las condiciones para que Odebrecht y sus exfuncionarios sometidos al proceso de colaboración eficaz entreguen toda la información que por la propia ley que rige este proceso –y a la que ellos voluntariamente se han acogido– están obligados para ser merecedores de los beneficios que exigen.


Etiquetas: , , , , , , ,