toggle menu

Opinión


30 Septiembre, 2018.

¡Nunca más decida su voto en la cola! Diez consejillos

Seudodecálogo para una elección consciente

1- Revise los procesos pendientes del candidato con la justicia. La sospecha de corrupción debe ser su primer filtro. ¡Las denuncias penales son cosa seria! Por otro lado, tenga en cuenta que es corriente que a los funcionarios públicos se les denuncie por cualquier cosa (es más, heredan las denuncias de gestiones anteriores), con razón o sin ella.

2- Piense bien antes de votar por el hermano, la esposa o cualquier familiar directo del alcalde anterior. Desconfíe de quienes le sacan la vuelta a la ley de no reelección de alcaldes recurriendo a la criollada. Imagínese: si eso hacen ahora –en plena campaña–, ¡qué no harán de salir elegidos!

3- En esta línea, averigüe si el candidato fue alcalde en otras jurisdicciones. ¿Le quiere vender el cuento de que “su corazón” siempre estuvo con sus actuales vecinos? (“No seas pend…”).

4– Su pasado lo condena. Fíjese qué aventuras políticas emprendió el candidato, con quién y por qué. Analice las razones de sus fracasos anteriores o chequee cuáles fueron sus logros luego de la victoria.

5– Su pasado lo condena (II). Si el candidato ya ha sido alcalde, fíjese en qué dicen de él sus vecinos e identifique quiénes lo atacan o defienden. Luego, saque sus propias conclusiones.

6- Detecte si la plataforma de su candidato es cualquier cosa menos una agenda propiamente municipal. Si, por ejemplo, se dedica a atacar a otros grupos políticos, a debatir sobre “la agenda nacional” y no propone soluciones técnicas que le competen, sin duda de trata del típico vendehumo.

7- Dude si la lista de promesas de su candidato se parece a la de Papá Noel. Si le están pintando una ciudad futurista imposible de cumplir en solo cuatro años, tenga presente que el presupuesto de las municipalidades es limitado. A propósito, ¿es usted un buen vecino pagador?

8- Reflexione sobre la naturaleza de esta elección. No estamos eligiendo amigos ni correligionarios, tampoco al sumo sacerdote del grupo ideológico de nuestra preferencia: un alcalde no solo gobierna para usted sino para TODOS los vecinos.

9- Confíe en su intuición. Si los dichos y haceres del candidato le parecen un despropósito o un llamado a la intolerancia, mejor opte por quien promueva una convivencia pacífica. Todos somos diferentes y debemos aprender a vivir en armonía.

10- Escrute las verdaderas intenciones del candidato. Un cargo de servicio público como el municipal no debería ser considerado, en ningún caso, un trampolín. ¡De lo contrario puede que renuncie a la mitad de su gestión para postular a congresista o presidente!


Etiquetas: , , , , , , , , ,