Menu

Tendencias

Una pesadilla
Foto: Difusión

Una pesadilla

Son demasiados los que se alucinan con cara de presidente.

Lo que estamos viviendo los peruanos es una pesadilla: 19 candidatos a la presidencia —varios pertenecientes a partidos o movimientos políticos con nombres desconocidos—, 2470 candidatos al Congreso de la República, 19 planes de gobierno por leer y un gran negocio para los que pondrán paneles en las calles o venderán pintura multicolor.

Pero así es nuestro Perú: mejoramos económicamente, sacamos más peruanos de la pobreza, pero cuando toca candidatear son “demasiados” los que se alucinan con cara de presidente.

¿Por qué cualquiera —disculpen— quiere ser presidente? Antes que nada, no tenemos partidos políticos salvo unos pocos que todos conocemos. Entonces, cada cinco años se junta un grupo de personas que decide postular a distintos cargos sin haberle ganado a nadie. Todo ello es responsabilidad del partido que los lleva o del movimiento que los cobija.  

Y no hay sanción; ni siquiera una moral. Es más, para muchos parecerá un logro ponerlo en su currículo: “candidato presidencial”. ¿Qué ejemplo damos a las nuevas generaciones de peruanos? ¿Qué dirán de este circo aquellos chicos que votan por primera vez? ¿Cómo inculcarles civismo y amor por la patria?

Empecemos por obligar a los partidos políticos a que nos presenten candidatos serios, con trayectoria: tanto quienes van al Congreso como a la presidencia. Y si no la tienen, que no se presenten. Eso es mejor.

Ojalá avancemos en una seria reforma de la ley de partidos. Ojalá creemos instituciones y respetemos la carrera política. No nos caería nada mal.



Comentarios


 

Las más recientes

La absolución de Walter Chacón

Sepa cómo sí hubo en el 2000 un valiente que le paró el macho a Montesinos y evitó la ruta golpista, aunque a un costo altísimo para él y para su familia.

POR: Efraín Trelles

¿Por qué le mintieron a PPK?

Parece que nadie le advirtió la cruda verdad sobre el feroz reto que es gobernar el Perú.

POR: Madeleine Osterling

La divina pomada

Fernando Zavala quiere confrontar al Congreso haciéndose la víctima y pontificando sobre la virtud de cómo hacer política y cómo ser demócrata.

POR: Ricardo Vásquez Kunze

Aturdido lamento de Zavala

El Ejecutivo da muestras de no tener más puntos de apoyo que la apelación reiterada al antifujimorismo y la villanización de la bancada opositora.

POR: Efraín Trelles

El enroque

Nombramientos de Giuffra y Olaechea dan oportunidad al Ejecutivo de replantear su modus operandi.

POR: César Campos