Menu

Tendencias

Si no entiendes a los jóvenes...

Si no entiendes a los jóvenes...

… ellos jamás te entenderán a ti.

A la  clase política no le vendría nada mal aprender algo sobre las motivaciones juveniles. No debería asustarse y menos desvalorizarlas o minimizarlas como han venido haciendo.

Los argumentos de que la muchachada no ha leído la norma completa del Régimen Laboral Juvenil, que no la han entendido o que simplemente se han dejado llevar por políticos oportunistas pierden sentido cuando tratamos de entender las razones de su reacción: los jóvenes marchan por las calles reaccionando ante una norma que marca diferencia entre ellos y el resto de la masa laboral.

Ese es el quid del asunto: ¡la diferencia! Es posible que no todos hayan leído y entendido la norma y queda claro también que ha habido infiltrados,  pero la convocatoria nació para reivindicar sus derechos igualitarios dentro de la sociedad. Da lo mismo que tengan zapatillas Nike nuevas o gastadas y con hueco. Estos jóvenes han sido movidos por sus principios, no por intereses individuales ni por el cálculo de costo-beneficio. 

Por supuesto, resulta difícil para quienes están acostumbrados a dar o retirar votos en función de negociaciones bajo la mesa, comprender que otros actúen por razones principistas y sentimientos altruistas.   



Comentarios


 

Las más recientes

¿Es tan difícil legislar derecho?

Una desgracia deja su lección, pero en el Perú nos empecinamos en no aprenderla.

POR: Germán Jiménez Borra

Una república excluyente

¡Despertemos! Los herederos de Ayacucho-1824 (por algo se habían deshecho del rey) despojaron a los indígenas de sus derechos ciudadanos y los sometieron a servidumbre.

POR: Efraín Trelles

Mitos y percepciones sobre el gobierno de PPK (parte 4)

Un manejo inteligente de la crisis y el rol de la empresa privada en los servicios estratégicos

POR: Manuel Escorza Hoyle

Ciertos alcaldes y un poderoso caballero

Con el perdón de aquellos que sí han hecho su tarea, las autoridades ediles han quedado como los "canallas" en el terrible escenario que vivimos.

POR: Madeleine Osterling