Menu

Tendencias

No hay sociedad, solo individuos
Foto: creatersolutions.com

No hay sociedad, solo individuos

La organización social se fractura cuando la estructura de poder y los valores culturales  que la sustentan son cuestionados.

Nadie hubiera apostado que este mono desnudo sería la especie dominante sobre el planeta. Se organizaban en bandas de alrededor de 50 individuos y vivían en cuevas. El macho alfa guiaba al grupo y tenía que afirmar su dominio con violencia.

Un paso fundamental fue el descubrimiento de la agricultura. Eso le permitió asentarse en un territorio en vez de seguir la migración de las especies que cazaba. La agricultura permitió aglomeraciones y, consecuentemente, la construcción de ciudades que requirieron grandes obras hidráulicas para su abastecimiento.

Se estableció una estructura de poder que tiene su base en algún mito fundacional y conexión divina. La estratificación social definió quién hace qué: se asumió sin problema la desigualdad y uno podía considerar a otros como inferiores (lo eran por ciertas cualidades que no poseían). Los “otros” definen un “nosotros”.

La gloria se encontraba en los campos de batalla. La guerra permitía incrementar dominios sobre tierras y poblaciones y se volvió una poderosa motivación para la invención y los avances tecnológicos. Y la tecnología y las actividades fabriles permitieron librarnos de los ciclos agrícolas e intensificar el comercio.

Pero la organización social sufre una fractura cuando cuestiona la estructura de poder y los valores culturales que la sustentan. El poder ya no se basa en lo divino sino en lo mundano: la soberanía del pueblo se delega en representantes electos. Las revoluciones industriales sucesivas aceleran el proceso de acumulación de riqueza material y mejoran las condiciones de vida. Las ciudades vuelven a ser el lugar donde se aglomera la población, los países “desarrollados” son el imán de atracción de las migraciones. La tecnología permite la comunicación 24/7 y se centra en el individuo, en lo impersonal del mercado.

La amalgama de lo social se va diluyendo. Se habla de HUMANIDAD y, sin embargo, nos estamos organizando para la convivencia de INDIVIDUOS.



Comentarios


 

Las más recientes

A mí me da igual, ¿y a usted?

La ley NO ESCRITA de la mordaza ya existe en el Perú: sanciona a quienes no son corruptos, que tienen algo diferente que decir y que no pueden ser refutados sino callándolos.

POR: Ricardo Vásquez Kunze

Al fin un respiro

Reciente encuesta da cifras favorables a la presidencia, al gabinete y hasta al Congreso. ¿Seremos capaces de aprovechar el buen aire?

POR: Efraín Trelles

La izquierda y las élites

A falta de un sistema de clases, se pusieron creativos y hoy hablan del binomio "pueblo-neoliberalismo".

POR: Miguel Santillana

¿Es tan difícil legislar derecho?

Una desgracia deja su lección, pero en el Perú nos empecinamos en no aprenderla.

POR: Germán Jiménez Borra