Menu

Tendencias

No hay sociedad, solo individuos
Foto: creatersolutions.com

No hay sociedad, solo individuos

La organización social se fractura cuando la estructura de poder y los valores culturales  que la sustentan son cuestionados.

Nadie hubiera apostado que este mono desnudo sería la especie dominante sobre el planeta. Se organizaban en bandas de alrededor de 50 individuos y vivían en cuevas. El macho alfa guiaba al grupo y tenía que afirmar su dominio con violencia.

Un paso fundamental fue el descubrimiento de la agricultura. Eso le permitió asentarse en un territorio en vez de seguir la migración de las especies que cazaba. La agricultura permitió aglomeraciones y, consecuentemente, la construcción de ciudades que requirieron grandes obras hidráulicas para su abastecimiento.

Se estableció una estructura de poder que tiene su base en algún mito fundacional y conexión divina. La estratificación social definió quién hace qué: se asumió sin problema la desigualdad y uno podía considerar a otros como inferiores (lo eran por ciertas cualidades que no poseían). Los “otros” definen un “nosotros”.

La gloria se encontraba en los campos de batalla. La guerra permitía incrementar dominios sobre tierras y poblaciones y se volvió una poderosa motivación para la invención y los avances tecnológicos. Y la tecnología y las actividades fabriles permitieron librarnos de los ciclos agrícolas e intensificar el comercio.

Pero la organización social sufre una fractura cuando cuestiona la estructura de poder y los valores culturales que la sustentan. El poder ya no se basa en lo divino sino en lo mundano: la soberanía del pueblo se delega en representantes electos. Las revoluciones industriales sucesivas aceleran el proceso de acumulación de riqueza material y mejoran las condiciones de vida. Las ciudades vuelven a ser el lugar donde se aglomera la población, los países “desarrollados” son el imán de atracción de las migraciones. La tecnología permite la comunicación 24/7 y se centra en el individuo, en lo impersonal del mercado.

La amalgama de lo social se va diluyendo. Se habla de HUMANIDAD y, sin embargo, nos estamos organizando para la convivencia de INDIVIDUOS.



Comentarios


 

Las más recientes

El negocio de los parqueos

Un atropello camuflado bajo el discurso de "ordenamiento de la ciudad"

POR: Manuel Escorza Hoyle

Odebrecht: que no nos vengan con cuentos

Resulta indignante que se quiera relativizar la responsabilidad de los directos involucrados. 

POR: Ricardo León Dueñas

Grave error del gobierno

Pensar que podrían darse el lujo de seguir sin tomar acción y simular que acá no pasa nada. 

POR: Efraín Trelles

Buscando al subcomandante Marcos

México: han pasado veintitrés calendarios del levantamiento del Ejército Zapatista de Liberación Nacional.

POR: Miguel Santillana

Cultura lenta

Ministerio de Cultura: que no nos sorprenda que pronto haya quienes propongan regresarlo a la condición de instituto.

POR: Manuel Escorza Hoyle