Menu

Tendencias

Mátame
Fotomontaje: Político.pe

Mátame

Daniel Díaz, esposo de Brittany Maynard, se ha quedado para afrontar el cargamontón.

Se llama Daniel Díaz y probablemente ya nadie recuerde su nombre. Daniel es el hombre que el sábado 1 de noviembre acompañó a morir a su esposa, Brittany Maynard, la joven norteamericana que padecía cáncer al cerebro. Brittany, como ya todos sabemos, decidió irse de este mundo de manera pacífica y digna, antes de que su enfermedad la convirtiera en un remedo de sí misma.

La decisión de Brittany ha desatado una esperable controversia y desde distintos púlpitos aparecen los jueces de siempre a dar sus opiniones sobre cómo deben vivir, sufrir o morir los otros. Britanny, felizmente, ya no tiene que escucharlos. Ya no tiene que saber que al Vaticano “su gesto” (o sea, su muerte) le pareció absurdo.

El que sí se ha quedado para soportar el cargamontón es Daniel. El hombre capaz de dejar partir a quien ama, ahora tiene que enfrentar solo a una sociedad que aún no está preparada para entender que una vida indigna es pecado. Y que ayudar a tu ser más querido a que abandone este mundo es más duro que contemplar su natural agonía.

Brittany ya descansa en paz. Ahora, a Daniel le toca vivir sin ella . 



Comentarios


 

Las más recientes

La absolución de Walter Chacón

Sepa cómo sí hubo en el 2000 un valiente que le paró el macho a Montesinos y evitó la ruta golpista, aunque a un costo altísimo para él y para su familia.

POR: Efraín Trelles

¿Por qué le mintieron a PPK?

Parece que nadie le advirtió la cruda verdad sobre el feroz reto que es gobernar el Perú.

POR: Madeleine Osterling

La divina pomada

Fernando Zavala quiere confrontar al Congreso haciéndose la víctima y pontificando sobre la virtud de cómo hacer política y cómo ser demócrata.

POR: Ricardo Vásquez Kunze

Aturdido lamento de Zavala

El Ejecutivo da muestras de no tener más puntos de apoyo que la apelación reiterada al antifujimorismo y la villanización de la bancada opositora.

POR: Efraín Trelles

El enroque

Nombramientos de Giuffra y Olaechea dan oportunidad al Ejecutivo de replantear su modus operandi.

POR: César Campos