Menu

Tendencias

Grecia no entiende
"Debacle" Foto: Difusión

Grecia no entiende

La Unión Europea ha hecho todo lo posible, pero no hay forma de salvarla.

Escribo estas líneas mientras en Atenas se desarrolla una manifestación de alrededor de 80 mil personas en la plaza frente al Congreso. Apoyan la decisión del gobierno de NO aceptar mayores medidas de austeridad. Las pensiones ya se han cortado a la mitad, así como los beneficios sociales.

El problema es que este 30 de junio tendrá que pagar 1.6 billones de euros al Fondo Monetario Internacional (FMI); el 20 de julio, 3.5 billones de euros al Banco Central Europeo; y en diciembre, 14 billones de euros a la banca privada y multilateral. Recordemos que la deuda total de Grecia es 320 billones de euros.

¿Cómo llegamos a esto? Muy simple: durante décadas (entre 1981 y 2004; desde 2009 al 2012), ese país ha vivido engañado por el Movimiento Socialista Panhelénico —el socialdemocrático PASOK—, gastando más allá de sus posibilidades. El engaño llegó a la desfachatez de alterar las cuentas nacionales para ocultar el financiamiento de la masiva deuda pública por parte de bancos privados.

Desde que reventó la burbuja en 2012, el país se ha visto sometido a un ajuste estructural que ha hecho que los griegos enfrenten su realidad: existe un secular déficit comercial, el 55% de la PEA trabajaba para el Estado y no son competitivos más que en turismo (la arqueología helénica y las bellas islas en el Mediterráneo). Si no llegan al 15% de competitividad respecto a los alemanes, ¿cómo pueden percibir el mismo salario?

La Unión Europea ha hecho todo lo posible para que Grecia no sea el primer país que salga del sistema monetario del euro. Pero en realidad no hay forma de salvarla.

Si bien el 85% de los griegos no quiere dejar la Unión Europea, tampoco acepta sufrir la política de austeridad. El 51% de ciudadanos alemanes —cuyo país es el que paga la mayor parte de la cuenta— quiere que se vayan. Y así será.



Comentarios


 

Las más recientes

El negocio de los parqueos

Un atropello camuflado bajo el discurso de "ordenamiento de la ciudad"

POR: Manuel Escorza Hoyle

Odebrecht: que no nos vengan con cuentos

Resulta indignante que se quiera relativizar la responsabilidad de los directos involucrados. 

POR: Ricardo León Dueñas

Grave error del gobierno

Pensar que podrían darse el lujo de seguir sin tomar acción y simular que acá no pasa nada. 

POR: Efraín Trelles

Buscando al subcomandante Marcos

México: han pasado veintitrés calendarios del levantamiento del Ejército Zapatista de Liberación Nacional.

POR: Miguel Santillana

Cultura lenta

Ministerio de Cultura: que no nos sorprenda que pronto haya quienes propongan regresarlo a la condición de instituto.

POR: Manuel Escorza Hoyle