Menu

Lo último

Opinión de última hora

Se fue de Jara
"Se hundió" Fotomontaje: Político.pe

Se fue de Jara

Y el que la suceda será visto solo como un tetelememe y no como un garante de credibilidad para la PCM.

1) El Congreso no debió censurar a Ana Jara. Es cierto que ante el Congreso las respuestas de Jara por el caso de la DINI fueron insatisfactorias, pero al menos tuvo una reacción ejecutiva —la remoción de tres altos oficiales— que prometía endurecerse con la última tanda de denuncias. Si alguien celebra hoy la salida de Jara son precisamente los torcidos agentes encargados de aquellos seguimientos, porque saben que ningún premier les hará tanta guerra como Jara desde dentro del Ejecutivo. Si Jara hubiese continuado, la DINI habría seguido en la mira de la PCM. Hoy ya no estamos seguros de eso.

 

2) Pero aún cuando el Congreso encontrara razones políticas justas para bajarse a la premier, hay cuestiones de futuro estratégico que debieron calcularse mejor. Si estuviésemos en la mitad del mandato de Ollanta Humala, tal vez el cambio de primer ministro se vería más oportuno o adecuado, pero a falta de solamente un año, esta modificación puede ser dramática, sobre todo si pensamos en los cuadros nacionalistas que hacen calistenia para chapar el fajín de Jara Velásquez. El que asuma —¿Otárola, Urresti, Cateriano?— será un actor fusible en medio de una coyuntura muy cargada (campaña electoral, Fenómeno del Niño, espionajes varios). Con todo, Jara había construido un liderazgo alrededor de ciertos temas sensibles, sobre todo en aquellos que tenían que ver con poblaciones vulnerables, y podía despertar la confianza en los sectores menos radicales de la oposición a la hora de las negociaciones. El que ingrese en su reemplazo tendrá muy poco tiempo para ser convincente y podría ser visto como un tetelememe con ganas de figurar y no como un garante de la credibilidad de la PCM.    




Comentarios


 

Las más recientes

¿Y cuándo lavan la auriverde?

Por lo visto, entre los parámetros de la autodenominada "reserva moral" del país está también el de la indignación selectiva.

POR: Julio Guerrero

Le cortaron el bigote

Si los dos altos funcionarios de su gestión hubieran sido descubiertos durante esta, ¿Cornejo habría renunciado para asumir su responsabilidad política? De eso depende conocer hoy cuál es la idoneidad moral de Cornejo para el futuro.

POR: Ricardo Vásquez Kunze

La fiesta de la corrupción

La gente festeja por quienes caerán pero, en el fondo, está consciente de lo que eso significa para el Perú.

POR: Manuel Escorza Hoyle

¡Empezó el baile!

Desde los vladivideos no se vivía revelaciones semejantes: cuidado con repetir los errores de 2001 y con politizar la lucha anticorrupción.

POR: Efraín Trelles

Las viudas de Trump aquí y allá

Ahora toca ver al flamante presidente de EE. UU. en la cancha, donde las papas queman.

POR: Ricardo León Dueñas