Menu

Lo último

Opinión de última hora

PPK: pirotécnicos por Navidad
Foto original: El Comercio

PPK: pirotécnicos por Navidad

A Fuerza Popular no le conviene hoy pisar ningún palito; no lo necesita. Se vienen tiempos muy movidos por la confesión de Marcelo Odebrecht. Los últimos tres gobiernos están implicados, no así el fujimorismo.

Harían mal Fuerza Popular y sus voceros en el Congreso en magnificar las palabras del jefe del Estado en una reunión partidaria con motivo de la Navidad. En este mitin el presidente de la República se dirigió a sus simpatizantes y afirmó una serie de proposiciones que, de hecho, al mencionar a la bancada mayoritaria en el parlamento, iban formalmente dirigidas a Fuerza Popular.

Pero viendo las cosas en el debido contexto —más que al fujimorismo contra el que nada puede en el Congreso y tampoco nada quiere— el discurso del jefe del Estado parecía tener el propósito de cohesionar y darle ánimos a sus alicaídos militantes y a su bancada de gobierno que, en estos últimos cinco meses desde que llegó al Parlamento, no ha estado a la altura de la unidad que se esperaría de un partido oficial.

Algo parecido hizo hace poco la líder de Fuerza Popular en un mitin en el que reapareció luego de su derrota en la segunda vuelta y que fue criticado por decir que la "depresión era para los perdedores". Un típico discurso motivacional para sus huestes que sus enemigos señalaron como un "insulto" contra los millones de deprimidos que padecen esa enfermedad, armando todo un circo que duró más o menos una semana y por cuyas pistas desfilaron siquiatras, sicólogos, estadísticas y todo aquello que se sumara al coro del denuesto contra la "crueldad" de la señora Fujimori.

Es obvio, pues, que lo que hay que ver es el bosque y no el árbol. La línea política seguida por el jefe del Estado desde la censura de su exministro de Educación es la de la conciliación y el diálogo con la mayoría parlamentaria. La mejor prueba de ello ha sido la reunión —"constructiva y franca"— con la señora Fujimori a pedido del presidente, también criticada por los que querían ver llegar la sangre al río.

Es contra esos que el jefe del Estado también ha tenido fuertes palabras que —¡oh sorpresa!— no han sido reproducidas en ninguna primera plana.

Ha dicho el presidente que no se va a dejar empujar por aquellos opinólogos que durante la "dictadura" no movieron un dedo y que, por el contrario, trabajaron para campañas electorales fujimoristas de la época o sirvieron en cargos de confianza en el Estado. Que cada cual saque su línea de a quién iban dirigidas estas catilinarias.

Vuelvo donde empecé: a Fuerza Popular no le conviene hoy pisar ningún palito. No lo necesita. Consiguió dejar sentada su posición y marcar su cancha.

Se vienen tiempos muy movidos por la confesión de Marcelo Odebrecht y de sus principales gerifaltes en Brasil y Estados Unidos. Los últimos tres gobiernos están implicados, no Fuerza Popular. Mientras más se expongan los otros y menos intervenga la mayoría opositora será mejor para ella y su futuro político. Y siempre podrán decir que, después de todo, ¡es Navidad!



Comentarios


 

Las más recientes

A mí me da igual, ¿y a usted?

La ley NO ESCRITA de la mordaza ya existe en el Perú: sanciona a quienes no son corruptos, que tienen algo diferente que decir y que no pueden ser refutados sino callándolos.

POR: Ricardo Vásquez Kunze

Al fin un respiro

Reciente encuesta da cifras favorables a la presidencia, al gabinete y hasta al Congreso. ¿Seremos capaces de aprovechar el buen aire?

POR: Efraín Trelles

La izquierda y las élites

A falta de un sistema de clases, se pusieron creativos y hoy hablan del binomio "pueblo-neoliberalismo".

POR: Miguel Santillana

¿Es tan difícil legislar derecho?

Una desgracia deja su lección, pero en el Perú nos empecinamos en no aprenderla.

POR: Germán Jiménez Borra