Menu

Lo último

Opinión de última hora

O cambia o no se levanta más
Foto: RPP

O cambia o no se levanta más

Presidente cae cinco puntos y ocho de cada diez peruanos piensan que debe haber cambio de gabinete. ¿Aló, Palacio? ¿Hay alguien ahí?

Tenemos un nuevo quipu por descifrar en el que encuentran bien anudados los niveles de aceptación y rechazo a figuras políticas. La encuesta mensual de Ipsos nos pone al presidente Pedro Pablo en 34% de aprobación, cinco puntos más abajo que en el mes de junio. No hay forma de saber si ese es el piso o si la aprobación presidencial, cercana ya a su histórico fondo de 32%, bajará más todavía en el mes que viene.

Lo bravo es que en este mismo mes de julio Keiko Fujimori sube dos puntos, muy probablemente por haber tomado la iniciativa del diálogo, y se coloca con un índice de aprobación del orden del 42%. Y como ya se volvió costumbre sondear la aprobación de Kenji, hay que decir que el menor de los Fujimori sigue trepando como el hombre araña. Ha subido siete puntos y registra un índice de aprobación del 36%.

Pedro Pablo no es el único líder cuya aprobación cae. Verónica Mendoza, de Nuevo Perú, obtuvo apenas 26% de aprobación, cuatro unidades por debajo del mesa anterior. En cambio Julio Guzmán subió dos puntos y ya registra una aprobación del orden del 29%.

Así están las cosas. Cada quien saque su cuenta. Especialmente en Palacio de Gobierno, donde es urgente un golpe de timón que refresque los aires y detenga la caída de la aprobación presidencial. No debería ser muy difícil entender qué tipo de iniciativas se debe tomar ante un quipu que en una de sus cuerdas más resaltantes nos señala que ocho de cada diez peruanos considera conveniente hacer cambios en el gabinete.

Ese golpe de timón pudo haber sido el indulto a Alberto Fujimori, pero el mal manejo presidencial del tema ha contribuido más bien a acentuar la imagen vacilante que refleja Pedro Pablo. Y tras la intervención tajante del garante de Humala (sí, el novelista), peor todavía. Ahora PPK da la impresión de ser un presidente que tiene que pedir permiso.

Cuidado. No será fácil revertir la caída presidencial y no se cumple esa deseable quimera estadística que plantea que si el ejecutivo sube la oposición también y viceversa. Claro que gobierno y oposición se necesitan. Pero no está escrito sobre piedra que deban triunfar juntos o caer juntos. Eso vuelve más volátil todo.

El tiempo de hacerlo es ahora, dijo Peter Paul sobre el indulto y ya sabemos. Ojalá se aplique el mismo dicho y haga ahora los cambios deseados en el gabinete. Ojalá en agosto se note orden y productividad. De lo contrario… adiós, pueblo de Ayacucho.



Comentarios


 

Las más recientes

El Día de la Víctimas del Comunismo

Es hora de recordar la masacre y la traición de todos los valores que sus ideólogos decían respetar.

POR: Miguel Santillana

Tres ejemplos de la hipocresía institucional de la PUCP

¿Podrá algún día la Católica —considerada en varios ránkings como la mejor universidad del país— alinear su discurso con la realidad?

POR: Paolo Benza

A propósito, ¿cuál es rol de un procurador?

Los procuradores no son fiscales y tampoco jueces: no gozan ni deben gozar de autonomía absoluta.

POR: Ricardo León Dueñas

Sangres enfrentadas

Breve mirada de largo aliento al enfrentamiento entre hermanos en la historia política de larga duración.

POR: Efraín Trelles

¿Las audiencias deciden?

Los procuradores son funcionarios obligados a la reserva y a la confidencialidad para garantizar resultados. 

POR: María del Pilar Tello