Menu

Lo último

Opinión de última hora

Los partidos que tenemos
Foto: Vía Marco Sicha Blog

Los partidos que tenemos

Dicen estar listos para competir en las próximas elecciones (¿de verdad?).

1. Aunque no guste a muchos aceptarlo, el PPC es hoy en día un partido prácticamente inexistente. Es un nombre, un buen recuerdo, en realidad una caverna… sin agua, sin luces, sin participación y sin ideas renovadoras.

Dio claros valores de democracia a la historia y fue un gran semillero: ahí están Luis Bedoya Reyes, Felipe Osterling, Alayza Grundi. Pero hoy sus miembros no piensan en cómo quedarse sino en cómo irse; prefirieron ser cola de león y no cabeza de ratón y se asociaron con el APRA para sobrevivir. Por lo mismo, perdieron estrepitosamente: por dejar de lado las ideas, la reflexión, la dimensión doctrinaria. El PPC fue un partido que pudo llevar a Bedoya a la presidencia y convertirlo en un gran mandatario, pero hoy está agonizante, es casi un rezago del siglo pasado.

2. El APRA, el partido con mayor trayectoria del Perú, no logra reconstituirse, convocarse a sí mismo para retomar lo que alguna vez fue: un partido de pensamiento, de liderazgos de la época, de juventudes. De eso tan importante que son los ideales para una nación. Ya tiene casi un año dando círculos: le cuesta salir adelante sin el permiso de su líder principal. Y ahí va.

3. Alianza para el Progreso en cambio es un clan de familia (Acuña, los hermanos, primos e hijos de Acuña... y otra vez Acuña). Y así no se puede desarrollar ni pensamiento ni perspectiva. El dinero y el poder de ese partido están asociados a los Acuña; más que un partido, es un soporte de familia.

4. Solidaridad Nacional es, a diferencia de los anteriores, una asociación creada para tomar el poder donde se pueda y usufructuarlo. Su único interés parece ser ese: sus miembros son transeúntes que entran y salen como si fueran de compras a ver qué encuentran. Es pragmatismo puro más publicidad electoral. No es más que eso.

5. Con Peruanos Por el Kambio la cosa es distinta. Nació para llevar a PPK a la presidencia y ahora es una tarjeta de débito electoral. A los influyentes de su entorno no le interesa ser militantes, lo que quieren es ser ministros. No tiene bases reales ni raíces, ni líderes; tampoco el tiempo para desarrollarlo.

6. Y el Partido Nacionalista es en realidad dos personas. Eso más una licencia de inscripción electoral. Su dirigencia es conyugal y es un instrumento para la canalización de fondos; no tiene doctrina, no tiene voceros, no tiene vergüenza. El nacionalismo como propuesta y pensamiento no existe.

Obviamente hay más partidos. Algunos como Perú Posible son como fantasmas en pena. También está el grupo de Guzmán, que nació con trampa. Faltan otros por nombrar y comentar: Acción Popular, Fuerza Popular, el Frente Esperanza, el Frente Amplio y otros más. Habrá tiempo para hablar de ellos.

Eso es lo que tenemos. Y dicen estar listos para competir en las próximas elecciones. Esa es la realidad de nuestros partidos.



Comentarios


 

Las más recientes

El negocio de los parqueos

Un atropello camuflado bajo el discurso de "ordenamiento de la ciudad"

POR: Manuel Escorza Hoyle

Odebrecht: que no nos vengan con cuentos

Resulta indignante que se quiera relativizar la responsabilidad de los directos involucrados. 

POR: Ricardo León Dueñas

Grave error del gobierno

Pensar que podrían darse el lujo de seguir sin tomar acción y simular que acá no pasa nada. 

POR: Efraín Trelles

Buscando al subcomandante Marcos

México: han pasado veintitrés calendarios del levantamiento del Ejército Zapatista de Liberación Nacional.

POR: Miguel Santillana

Cultura lenta

Ministerio de Cultura: que no nos sorprenda que pronto haya quienes propongan regresarlo a la condición de instituto.

POR: Manuel Escorza Hoyle