Menu

Lo último

Opinión de última hora

El militante problemático
"La verdad incómoda" Fotomontaje: Político.pe

El militante problemático

El verdadero rival de Urresti no está en las redes, sino en su propio pasado.

Ayer lunes, en su encuentro con la prensa extranjera, Ollanta Humala fue muy cuidadoso al referirse a la denuncia de la Fiscalía contra Daniel Urresti por el asesinato del periodista Hugo Bustíos en 1988. El presidente señaló que el exministro del Interior debe enfrentar el proceso y colaborar con la justicia, a pesar de que dos días antes había mostrado su pública sorpresa por el pedido de cárcel de 25 años contra Urresti, dejando entrever que sería una maniobra del Ministerio Público para sacarlo del camino. 

En ese mismo encuentro, Humala indicó que Urresti no es candidato a nada, a pesar de que en la víspera había hablado del “miedo” que inspiraba el exministro en los otros partidos de cara a la próxima contienda electoral. 

Si la repentina prudencia del mandatario es sincera, ¿a qué podría deberse? Arriesgo una tesis: el propio Humala ha visto lo que todos estamos viendo, que detrás de la acusación contra Urresti no hay un fiscal susceptible de ser manipulado por una mano negra, sino una viuda con nombre propio y dolor genuino, Margarita Patiño, la mujer que lleva más de dos décadas intentando saber quién ordenó masacrar a su esposo, y que no tiene nada que perder y sí mucho que ganar con estas indagaciones. 

El verdadero rival de Urresti no está en las redes sino en la memoria, en el pasado, en los fantasmas que acaso lo persiguen. Podrá tumbarse a García y Fujimori a punta de ironías en Twitter, pero de nada le servirá ese eventual triunfo si antes no convence a la justicia y a Margarita Patiño de su inocencia en el caso Bustíos. 

Humala, el único que ponía las manos al fuego por él, ha empezado a retirarlas. 



Comentarios


 

Las más recientes

¿Y cuándo lavan la auriverde?

Por lo visto, entre los parámetros de la autodenominada "reserva moral" del país está también el de la indignación selectiva.

POR: Julio Guerrero

Le cortaron el bigote

Si los dos altos funcionarios de su gestión hubieran sido descubiertos durante esta, ¿Cornejo habría renunciado para asumir su responsabilidad política? De eso depende conocer hoy cuál es la idoneidad moral de Cornejo para el futuro.

POR: Ricardo Vásquez Kunze

La fiesta de la corrupción

La gente festeja por quienes caerán pero, en el fondo, está consciente de lo que eso significa para el Perú.

POR: Manuel Escorza Hoyle

¡Empezó el baile!

Desde los vladivideos no se vivía revelaciones semejantes: cuidado con repetir los errores de 2001 y con politizar la lucha anticorrupción.

POR: Efraín Trelles

Las viudas de Trump aquí y allá

Ahora toca ver al flamante presidente de EE. UU. en la cancha, donde las papas queman.

POR: Ricardo León Dueñas