Menu

Lo último

Opinión de última hora

Cuatro razones para no dejar de indignarnos
Fotos: Cusco Net/La República/Chimbote en Línea

Cuatro razones para no dejar de indignarnos

Las IIRSA, Toledo en Stanford, genuflexión ante Graña y Montero y la derogación del APIP

La indignación es un móvil poderoso, el oxígeno de aquellos que no se conforman cuando son burladas las normas más elementales de nuestra convivencia en sociedad. La exaltación de las masas asusta porque puede ser muy disruptiva y salirse de control, pero bien canalizada es necesaria y constituye uno de los indicadores esenciales de una democracia saludable.

Desoladora tragedia que estamos viviendo ocasionada por las fuerzas incontrolables de la naturaleza. Nos está castigando sin piedad, pero no por ello debemos descuidar otros frentes. Tenemos que indignarnos ante la impunidad y ante eventos algo demenciales que impiden agregar valor a nuestro país.

Indignante que no se informe cómo y contra quiénes se ha implementado el DU N° 003. ¿Sigue siendo una norma con nombre propio? ¿Ya se ha hecho extensiva a todas las compañías brasileñas y peruanas que participaron en las IIRSA y megaobras, y cuyos nombres se mencionan con timidez o para informar que buscan archivar su investigación (Camargo Correa, por ejemplo)? ¿O se está mirando de costado para darles tiempo a que destruyan documentos y liberen activos? Quedarán cascarones que no podrán asumir su inmensa deuda con el país.

Indignante que a mediados de febrero, luego de su viaje a Brasil, el fiscal de la nación declare: “Perú es el segundo país que ha hecho las investigaciones inmediatas y ha logrado también resultados inmediatos”. Todos sabemos que eso no es tan cierto y que hay cuestionamientos respecto de los fiscales y procuradores a cargo. Sabemos que no se han tomado medidas reales y efectivas contra ninguno de los grandes sospechosos; que la elaboración del expediente de extradición de Toledo significó un gran reto para las mentes más brillantes de nuestro Poder Judicial y que ahora estamos en largo compás de espera. Que hay muchos interesados en que Toledo permanezca en Stanford por lo menos hasta el 2021.

Indignante ver el susto con el que los congresistas que integran la Comisión Lava Jato del Congreso de la República interrogaban a José Graña MiróQuesada y Hernando Graña, representantes de GyM. Solo García Belaúnde y Mulder hicieron honor a su rol de inquisidores, con alguna excesiva fiereza, absolutamente indispensable dada la magnitud del tema y el histrionismo de los cuestionados. ¡Opacaron a los genuflexos, como de costumbre!

Indignante que la Comisión de Constitución, irresponsablemente haya derogado el Decreto Legislativo 1333 que crea el APIP, herramienta esencial para sanear física y legalmente los predios requeridos para la construcción de obras de infraestructura priorizadas. ¡Nos estamos alejando del sueño de cerrar la brecha de infraestructura! Los detractores del APIP, como María Elena Foronda, expresaban que: “Con el APIP  se quería crear un monstruo con el cual ellos (los inversionistas) podían decidir sobre sus territorios (de los pueblos indígenas), en una frágil institucionalidad”. ¿Será verdad su preocupación por los territorios originarios o, simplemente, defiende lo indefendible para mantener su caudal electoral?

El día que dejemos de indignarnos, de levantar nuestras voces ante la injusticia e impunidad habremos muerto en vida. ¡No se lo deseo a nadie!



Comentarios


 

Las más recientes

¡El Perú es libre!

Recuerdo que lloramos. También lloró el presidente cuando anunció, subido en una tolva, la muerte de los comandos Valer y Jiménez, y del vocal supremo Giusti.

POR: Ricardo Vásquez Kunze

El lado oculto del gran rescate

Gracias al Gordo González, los terroristas quedaron equipados para jugar fútbol cada tarde. El resto es historia.

POR: Efraín Trelles

"La hija de don Alberto Fujimori"

Pedro Pablo lanza la flor y pide pasar la página. ¿Eso incluye mirar a otro lado cuando se politiza la lucha contra la corrupción?

POR: Efraín Trelles

El Libro Negro y la Teta Derramada

La batalla del neomarxismo es implosionar la cultura occidental.

POR: Miguel León Barandiarán Hart

Reconstrucción y política

Las acciones de recuperación luego del desastre determinarán una importante influencia sobre los damnificados, la cual se reflejará en las preferencias electorales.

POR: María del Pilar Tello