Menu

Lo último

Opinión de última hora

A Yeni dile NO
Político.pe

A Yeni dile NO

Acoger a una disidente caprichosa e inestable daría mala señal a la institucionalidad política.

El partido Acción Popular se ha comprado un pleito innecesario (que incluso vuelve a mostrar sus grietas internas) debido a los afanes del vocero parlamentario Yonhy Lescano de atraer a su bancada a la congresista Yeni Vilcatoma, renunciante al grupo fujimorista.

Aunque Lescano sostiene que ha sido la misma Vilcatoma quien le ha expresado su deseo de adherir a esa representación, lo cierto es que el cortejo político a esta abogada díscola, suspicaz, caprichosa e inestable tiene evidencias muy claras y constituye una pésima señal ofrecida por quien tiene la camiseta de un partido sexagenario, tres veces gobernante en nuestro país.

La disidencia arbitraria de alguien que fue elegida entre los candidatos de Fuerza Popular debe ser repudiada y castigada. Así lo han hecho el oficialismo (Gino Costa de Peruanos Por el Kambio dijo: “si incorporamos a Vilcatoma, sería un gesto inamistoso. Además ella demuestra tener poca cintura política y aguante”), el Frente Amplio (Marco Arana sostuvo que no la admitirían “por principios y por fortalecer las bancadas”), el APRA (Jorge del Castillo también lamentó la inconsistencia emocional de ella) y Alianza para el Progreso (Vilcatoma no les interesa).

Y pese a que el proyecto de ley contra el transfuguismo aprobado por la Comisión de Constitución del Congreso no le alcanzaría, Vilcatoma debe pagar hoy ponerse los zapatos de ese mal tan pernicioso del ejercicio político de los últimos años: el tránsito fluido de sus protagonistas de un grupo a otro, como si se tratara de los pases de jugadores de fútbol. La política peruana necesita consolidarse precisamente por la vía contraria: afirmar la unidad de los partidos, su solidez, que prevalezca el interés colectivo. Y si alguien cree que su partido es el que cambia, entonces que se le permita renunciar y dar paso al accesitario. Esto requerirá modificaciones constitucionales.

A Vilcatoma, en conjunto, hay que decirle “no”. 



Comentarios


 

Las más recientes

¿Es tan difícil legislar derecho?

Una desgracia deja su lección, pero en el Perú nos empecinamos en no aprenderla.

POR: Germán Jiménez Borra

Una república excluyente

¡Despertemos! Los herederos de Ayacucho-1824 (por algo se habían deshecho del rey) despojaron a los indígenas de sus derechos ciudadanos y los sometieron a servidumbre.

POR: Efraín Trelles

Mitos y percepciones sobre el gobierno de PPK (parte 4)

Un manejo inteligente de la crisis y el rol de la empresa privada en los servicios estratégicos

POR: Manuel Escorza Hoyle

Ciertos alcaldes y un poderoso caballero

Con el perdón de aquellos que sí han hecho su tarea, las autoridades ediles han quedado como los "canallas" en el terrible escenario que vivimos.

POR: Madeleine Osterling