Menu

A la carta

Los políticos hablan de comida

Cotilleo a la italiana en el Symposium

Cotilleo a la italiana en el Symposium

No se trata de una trattoria más: tiene personalidad y apunta al paladar amante de las sutilezas mediterráneas.

Desde su nombre, el Symposium quiere dejarte en claro una cosa: apunta al paladar experto, al comensal exigente, amante de las sutilezas mediterráneas por medio de aceites, trufas y yerbas aromáticas. No es una trattoria más donde conviven pizzas y pastas, y menos hogar de fusiones ítalo-peruanas tan en boga. Symposium tiene personalidad y así lo entienden sus comensales, entre los que se cuentan políticos y empresarios.

Su ubicación, a pocas cuadras de la zona financiera de San Isidro, favorece dicha concurrencia. Así, sabemos que el exministro de Economía y hoy embajador en Washington, Luis Miguel Castilla, y la ex primera ministra Beatriz Merino se cuentan, por años, entre sus más fieles concurrentes. Como también actuales ministros como Alonso Segura (Economía) y Piero Ghezzi (Producción), además de voceros y "past presidents" de la Confiep, conocidos lobbistas —¡ups, quise decir "gestores de intereses", jaja!— y muchos abogados de postín.

Empezamos con dos aperitivos muy refrescantes: Campari con naranja y, para no perder la costumbre, un chilcano clásico, ambos de buena factura. El barman se toma en serio su trabajo; sin embargo, hay que decir que en Symposium incurren en la descortesía de ofrecer a sus comensales solo agua de mesa importada. Es decir, Acqua Panna o San Pellegrino. ¿Por qué no San Mateo o, como pediría la guapa Millet, una simple botella de Cielo? Misterios del "boom gastronómico" limeño.

Al tiempo llegó una focaccia estupenda, acompañada de un aceite de oliva que hizo bastante grata la espera de las entradas que habíamos ordenado. Dado que el servicio no soltaba prenda sobre los favoritos de "este" y "aquel", les pedimos que nos hicieran una selección de favoritos entre empresarios y políticos. Así llegaron un carpaccio de conchas, palta y caviar de salmón, una ensalada de pulpo blanco y un vitello tonnato (láminas de cordero en salsa se atún y alcaparras). Uno empieza a probar y entiende por qué este restaurante siempre tiene gente. Nunca está lleno (digamos que entre los más baratos de Lima no está, para nada), pero siempre muestra la mayoría de sus mesas ocupadas. En medio de la decoración de resonancias clásicas y romanas, extrañábamos alguna alegoría dedicada al 'Pibe' Mario Ballotelli. Ya llegará.


Las conchas nadaban en un ligero aceite de oliva y limón, gotas de trufa blanca e iban muy a juego con las huevas de salmón —y eso que yo, la mayoría de los veces, detesto el 'caviar' (huelgan comentarios)—. A su vez, el pulpo había sido despojado de su piel y cocido a un punto de suavidad como pocas veces lo habíamos probado. Y el vitello sabía muy bien. Un festín y solo íbamos por la primera parte.


Image title

Para el siguiente paso nos trajeron algunos de sus platos más emblemáticos: spaghetti en salsa de erizos, osobucco clásico con polenta, ravioles de conejo en salsa de hongos y azafrán y tagliatelle al ragú de pichones. La pasta llegó al dente y cada plato imponía un sabor intenso en las carnes, pero en sabio contrapunto con los aceites de trufa que acompañaban sutilmente cada salsa. Así, el spaghetti con erizos se ubica entre lo mejor que hemos probado últimamente.

Así las cosas, correspondía ahora ir a por los postres. Y a falta de una sola opción, llegaron tres: un semifredo de gianduja, un sorbete de moras envuelto en helado de vainilla y un suflé de chocolate que estaba para salir de puntitas y comérselo a solas. Cada uno en presentaciones que eran pequeñas obras de arte. Un fin de fiesta con mucho estilo. Y el café, por cierto, bastante bueno.

Se entiende que el ambiente clásico, discreto y la buena comida favorezcan el cotilleo entre políticos y empresarios. A nosotros no nos queda otra que seguir informando...



Comentarios


 

Las más recientes

¿Y cuándo lavan la auriverde?

Por lo visto, entre los parámetros de la autodenominada "reserva moral" del país está también el de la indignación selectiva.

POR: Julio Guerrero

Le cortaron el bigote

Si los dos altos funcionarios de su gestión hubieran sido descubiertos durante esta, ¿Cornejo habría renunciado para asumir su responsabilidad política? De eso depende conocer hoy cuál es la idoneidad moral de Cornejo para el futuro.

POR: Ricardo Vásquez Kunze

La fiesta de la corrupción

La gente festeja por quienes caerán pero, en el fondo, está consciente de lo que eso significa para el Perú.

POR: Manuel Escorza Hoyle

¡Empezó el baile!

Desde los vladivideos no se vivía revelaciones semejantes: cuidado con repetir los errores de 2001 y con politizar la lucha anticorrupción.

POR: Efraín Trelles

Las viudas de Trump aquí y allá

Ahora toca ver al flamante presidente de EE. UU. en la cancha, donde las papas queman.

POR: Ricardo León Dueñas