toggle menu

Opinión


30 Septiembre, 2018.

¡No crucemos la línea hacia el abuso y la confiscación!

Atrapados sin salida: la Administración Tributaria tiene el grave problema de no tratar a todos con la misma vara.

La bancarización en el Perú cuesta sangre, sudor y lágrimas. Indispensable endulzar las bondades de la formalidad, ya que los ineludibles costos del sistema financiero juegan en contra tanto como el imaginario popular, donde existe la percepción de que el efectivo te da mayor capacidad de negociación.

Aunque a muchos les cueste reconocerlo, el Perú sigue siendo una economía de precio y centaveo.

De acuerdo con información proporcionada por la SBS, la penetración financiera en el país es de 38% –bajísima si se le compara con Chile, que alcanza el 70%–. Ojo, no necesariamente aquellos que entran por primera vez al sistema bancario son personas de escasos recursos: hay grandes fortunas de dinero bajo el colchón que han decidido incursionar por la buena senda de la formalidad (por lo menos parcialmente), para darse un baño de decencia y poder incursionar en la política o aspirar a cargos gremiales.

Dicho esto: ¿cómo impactará el DL 1435, que permite a la Sunat acceder a la información de las cuentas de depósitos que tienen los contribuyentes en el sistema financiero? ¿Será un disuasivo para la gran labor liderada por Socorro Heysen desde la SBS? Sobre el particular, Víctor Shiguiyama ha señalado: “Desde el punto de vista constitucional, el secreto bancario hay que efectivamente garantizarlo. Tiene que mencionarse que hay un derecho, un bienestar superior, un fin mayor, que es el lograr que todos cumplan con sus obligaciones”.

Comprendemos la desesperación de Sunat por recaudar, pues los tributos son la principal fuente de recursos del Estado y se tenía previsto que el 78% del presupuesto del año en curso –cerca de S/.160,000 millones— sería financiado con ellos. Sin embargo, sacarle el jugo a los formales, fiscalizarlos hasta la insania y ponerlos siempre contra la pared no es el mejor camino. La evasión del IR representa el 57% de la recaudación potencial: un inmenso reto. Tienen que ser más creativos, ver experiencias de otros países, y apoyarse mucho en la tecnología para cruzar información y patrones de consumo.

La Administración Tributaria tiene el grave problema de no tratar a todos con la misma vara. Aquellos que se han acogido a Régimen de Repatriación de Capitales –y que con absoluta transparencia han declarado y pagado grandes sumas de dinero– están hoy sujetos a una escrupulosa fiscalización que luego podría convertirse en una injusta persecución. Parece que no respiramos sin que la Sunat esté enterada. Mientras tanto, son muy perdonavidas con otros contribuyentes, aquellos empresarios que trabajan en grandes mercados como La Parada o Gamarra.

Aunque todos lo mencionen en voz bajita, casi susurrante, estamos en una economía recesada. Hay una indeseable parálisis. Shiguiyama lo sabe y por eso no la tendrá fácil pero, por favor, ¡no crucemos la línea hacia el abuso y la confiscación!


Etiquetas: , , , , , , , , , , ,