toggle menu

Opinión


11 Septiembre, 2017.

Ni olvido ni perdón

Existen muchas formas de complicidad: maquillar la verdad es una de ellas.

Germán Jiménez Borra

| Columnista invitado
Hablar de Sendero Luminoso es hablar de un periodo de nuestra historia en donde los asesinatos en masa, muerte, desolación, violaciones y barbarie eran parte de nuestra vida cotidiana. ¿Habrá sido consciente de ello la revista Somos? Mientras aún continúan rezagos de este grupo homicida y de su alianza con el narcotráfico en el VRAEM, algunos buscan edulcorar selectivamente a los asesinos y cómplices de miles de peruanos. En esa maraña de situaciones incomprensibles que nos hacen olvidar lo que debe ser realmente la justicia, los deudos aún buscan respuesta ante tanta insania.
Querer humanizar a una terrorista es renegar de lo que nuestra sociedad tuvo que vivir y, por lo mismo, correr el riesgo de repetir una historia teñida en sangre. Pretender excusarse diciendo que era una manera de explicar como una persona se convierte en terrorista es una burla a las miles de víctimas de este grupo genocida. Me pregunto si otros miembros de la cúpula senderista han merecido diecinueve páginas de una revista de circulación nacional para explicar por qué decidieron abrazar una ideología enfermiza.
Existen muchas formas de complicidad: la omisión de actuar o maquillar una verdad es una de ellas. No le hagamos el juego a quienes ahora pretenden decirnos que lo malo no fue tan malo; tampoco seamos cómplices con una actitud indeferente. Evitemos que las próximas generaciones vuelvan a tener que pasar lo que nosotros ya hemos pasado.
Maritza Garrido Lecca, volverás a ser libre; libre físicamente pero serás eternamente prisionera de tu accionar criminal. Nada ni nadie podrá socavar esa realidad. NI OLVIDO NI PERDÓN.

Etiquetas: , , , , ,