Connect with us

Opinión

¡Nadie puede defender al muerto!

Publicado

el

Si un abogado de Alan García estuviera presente se habría tenido que oponer a las respuestas que viene dando Barata en su calidad de TESTIGO. Estos se pronuncian sobre HECHOS concretos y no les está permitido hacer valoraciones, inferencias, especulaciones, hipótesis o argumentaciones.



Mientras nos venimos enterando en tiempo real de las diligencias RESERVADAS que los fiscales del equipo Lava Jato sostienen con Jorge Barata en Brasil, las irregularidades de este proceso testimonial son siderales. El difundo expresidente Alan García Pérez ha vuelto a ser el centro de atención de los titulares y de las indagaciones de los fiscales a través de interpósitas personas en los señores Nava y Atala. Sin embargo, el abogado del expresidente ha sido excluido de estar presente en el interrogatorio a Barata porque la acción penal contra Alan García ya se extinguió con su muerte.
Lo anterior no ha sido óbice para que Barata, interrogado por Pérez y Vela, se despache hablando precisamente de quien se supone que ya no necesita defenderse en tanto extinta la acción penal con su deceso. El caso es que Alan García está presente en todos los testimonios, pero NO PUEDE DEFENDERSE de nada: primero porque ya no está en este mundo y segundo porque su abogado ha sido impedido de estar en el interrogatorio.
Lo suscrito no es poca cosa en tanto vamos conociendo lo que dice Barata. Si un abogado de Alan García estuviera presente, se habría tenido que oponer a las respuestas que viene dando Barata en su calidad de TESTIGO.
En primer ciclo de Derecho Penal en la PUCP nos enseñaron que los testigos se pronuncian sobre HECHOS concretos y no se les está permitido hacer valoraciones de esos hechos, inferencias, especulaciones, hipótesis, argumentaciones ni nada que signifique la construcción de un relato ajeno a los hechos. Y si los testigos están impedidos de hacer esto, a los fiscales debe objetárseles cualquier “pregunta” con ese propósito.
Pero como no hay abogado que represente en el interrogatorio a Alan García porque los fiscales lo han impedido, nadie se puede oponer a sus preguntas o a las juicios de valor del testigo Barata. El ejemplo más notorio para que el lector tenga claro el asunto es el que reseña la prensa de lo supuestamente dicho por Barata: “Nava era el Maiman de Alan García”. Eso, de haber sido dicho, es una opinión; no un hecho.
No obstante, eso es lo que menos le importa si se que quiere vender periódicos con un titular impactante. Y ese es el peligro mortal para la justicia: que la prensa se convierta en Poder Judicial y Ministerio Público pero sin ningún tipo de responsabilidad ni control al amparo de la “libertad de expresión” (basta ver hoy el editorial de El Comercio sobre la condena judicial a los señores Salinas y Ugaz). Ese titular, ese headline es ya una sentencia contra un muerto que no puede defenderse y que tiene como base una especulación que es inadmisible en un proceso judicial estándar en un país civilizado.
Que hablen los hechos, no las interpretaciones. Eso es lo que se conoce como JUSTICIA.
Foto: RPP

Opinión

De su propio chocolate

Seguir leyendo

Opinión

Gasoducto: ¿Por qué es tan difícil caminar derecho?

Seguir leyendo

Opinión

#ESCÁNDALO: Informe internacional identifica 34 funcionarios del Gobierno cómplices de lavado de madera producto de tala ilegal

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: info@politico.pe

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo