toggle menu

Opinión


2 Noviembre, 2016.

¡Mechita, no abuses!

Uno esperaría que, con la experiencia política ganada durante todos estos años, Mercedes Aráoz tuviera una visión más clara del devenir político.

Pedro Tenorio

| Columnista

Es curioso el personaje político en el que se viene convirtiendo la congresista y segunda vicepresidenta de la República Mercedes Aráoz. Uno pensaría que con la experiencia obtenida como exministra de Estado, excandidata presidencial y nuevamente postulante en una plancha exitosa, así como legisladora en funciones desde hace varios meses, uno esperaría —digo— una visión más clara del devenir político. Sin embargo, afirmar como ella ha hecho hoy, que el fujimorismo “abusó del poder de sus votos” en la reciente —y polémica— elección de directores del BCR evidencia una visión poco digna de una figura pública de su importancia.

Veamos, a mí tampoco me gustó la elección de José Chlimper y Rafael Rey, y puedo calificarla de muchas maneras (desde error político a evidente provocación, de cara a inquietar al resto del espectro), pero no puedo calificarla de arbitraria, ilegal o de “abuso” de los votos, debido a la aplastante mayoría congresal naranja obtenida en las urnas.

Por eso, sería bueno que Mercedes Aráoz —‘Mechita’ para sus fans— entienda la dinámica por la cual el fujimorismo, como principal fuerza de oposición, tiene todo el derecho de designar a quienes considerada mejores para los cargos que la Constitución y las leyes le asignan. ¿No nos gustan sus opciones? Perfecto: para eso está el debate y la capacidad que tienen ppkausas, otras fuerzas políticas y, cómo no, la sociedad civil en exponer y machacar los errores de Keiko y los suyos, de forma tal que sus decisiones representen un alto costo político para la lideresa naranja, de ser el caso.

Más allá de eso, no llegarán.

¿Abuso de los votos, dice? De ninguna manera. Las elecciones se pierden o se ganan. Y quienes las ganan tienen que dar cuenta al país de sus decisiones y hacerse responsables por sus actos. Eso es lo que ahora cabe exigir del fujimorismo, lo otro es de una ingenuidad y búsqueda de aplausos de la platea (para sí misma) que poco ayuda al Gobierno, tal como dejan entrever el presidente Kuczynski y su premier Fernando Zavala cada vez que los consultan al respecto. ¡Ay, Mechita!


Etiquetas: , , , , , , , , , , ,