toggle menu

Opinión


8 Agosto, 2018.

Mávila Lúcar, ¡presente!

De cuando el ampayado juez San Martín se convirtió en Paniagua por obra y gracia de quien dirige 20/19 en Canal N.

Cuando César San Martín –pillado en un audio pidiéndole al juez de los “20 verdecitos” que presione a otra jueza para que salga más rápido un asunto judicial que le concernía– dijo alguna vez en el programa IDL Radio que tenía una “red” a su disposición que lo protegía porque él no era manco, tenía toda la razón del mundo. Lo ha demostrado con creces apenas un día después de que el portal Manifiesto difundiera su conversación cruda y sin ambages con el encarcelado por corrupción Walter Ríos.

La hora más negra del periodismo desde hace por los menos 20 años la hemos visto hoy en Canal N. Por esa casa de citas han desfilado prestos Avelino Guillén, Ronald Gamarra, Allan Wagner, Gustavo Gorriti y Pedro Cateriano, entre otros. Todos para defender o pasar por agua tibia al juez que condenó a Alberto Fujimori, convertido por ellos –San Martín– en tótem de la rectitud, la justicia y la moralidad pública. Incluso, ya rayando en el ridículo de la verguenza ajena, el exprocurador César Azabache dice sin inmutarse que a San Martín le toca pedir disculpas y reconocer el error… “¡para liderar un movimiento sin vuelta atrás contra toda forma de clientelismo judicial!” Me eximo de mayores comentarios a esta afrenta a todo lo racional y moral que debería exhibir en mínimo grado un abogado.

Pero la cereza podrida de la torta la ha puesto la señora Mávila Huertas en su programa 20/19  tratando de hacer un link con la situación de la difusión del audio de César San Martín, nada menos que con el episodio en que el difunto presidente transitorio Valentín Paniagua emplazó al periodista Nicolás Lúcar por teléfono en vivo cuando se le estaba levantando un falso testimonio de corrupción. La señora Huertas ha querido hacer un paralelo entre un hecho y otro bajo el pretexto de “reflexionar” sobre el periodismo y su responsabilidad a la hora de difundir audios incriminatorios como el de San Martín, como si ambos hechos tuvieran algún punto en común, a no ser el de lavarle la cara a San Martín, el de la “red de amigos” a su disposición.

Si la señora Huertas buscó encadenar maliciosamente la reacción de Paniagua contra Lúcar con el tratamiento periodístico del audio de San Martín, lo que habría logrado es haberse puesto ella misma en el lugar de Lúcar, pero 20 años después. Y así, mientras Lúcar se reivindicó en el tiempo, la señora Huertas habría dejado de ser periodista para convertirse en una manipuladora de la opinión pública a la que lo único que le interesaría es ponerse al servicio de una facción política que hasta ayer pasaba por virtuosa pero que hoy no es más ni menos que la misma porquería sobre la que construyó su “supremacía moral”, que ha quedado hecha añicos.

A la señora Huertas “le extraña” que la defensa de Keiko Fujimori pida que el juez San Martín se inhiba de la causa de casación sobre el caso cócteles que estaba en manos del juez Hinostroza. No le extraña, por supuesto, que Hinostroza, dado lo que conocemos de él a través de los audios, haya sido separado de la sala y ya no vea ese caso y otros que tenía entre manos. Pero con la inteligencia que la caracteriza, a la señora Huertas le parece sospechoso que justo cuando sale el audio de San Martín se cuestione la idoneidad de este juez para decidir la casación. Disculpe, señora, ¿acaso no ha escuchado el audio? ¿Usted se pondría en manos de un juez que llama a otro para que presione a su favor una causa que ve un tercero? ¿Confiaría en él? ¿En su imparcialidad? ¿En su sentido de justicia? ¿En su rectitud moral?

Claro, si la respuesta fuera NO como la del común de los mortales, ¿cómo quedaría la sentencia de Alberto Fujimori? ¿No fue por eso que invitó a Cateriano para que apuntalara la condena hecha por el colegiado que presidió San Martín contra Fujimori?

¿Y Clara Elvira Ospina ya perdió acaso el último átomo de profesionalismo como para avalar la mentira y el proselitismo convertido en noticia?

¿Cuánto gravol tenemos que comprar para seguir viendo Canal N?


Etiquetas: , , , , , , , , ,