toggle menu

Opinión


3 Noviembre, 2018.

Mauricio Mulder: “Sorprende que después de obtener resultado favorable, Pérez hable de sacar a Chávarry. Eso demuestra que está digitado por el gobierno”

En diálogo con Político.pe, el congresista aprista sostiene que el gobierno del presidente Martín Vizcarra busca la salida de Pedro Chávarry por temor al Caso Chinchero y, para tal fin, utiliza al fiscal Pérez.

Aaron Salomón

| Periodista

La última vez que conversamos usted opinó que un error de Keiko Fujimori había sido desechar a sus cuadros, a la vieja guardia. Y ya ha salido Luisa María Cuculiza a quejarse de ello, porque es evidente que no hay identidad partidaria.

Keiko Fujimori creyó que no reeligiendo a sus parlamentarios iba a obtener más votos de la gente que hablaba mal del Congreso. Error que cometió también Lourdes Flores, en el año 2006, cuando a sus principales defensores de su posición en el Congreso los marginó en la campaña electoral y no tuvo luego quién la defendiera. Tanto Lourdes Flores como Keiko Fujimori y otros en la historia cometen el error de creer que allanarte a las críticas de tus rivales te va a favorecer. Keiko decidió hacer eso, y ahora no tiene gente que tenga la suficiente preparación en la política como para poder contrarrestar con argumentos y con trabajo político toda la ofensiva que los ha destruido en este momento.

Fuerza Popular es una bancada llena de invitados.

Bueno, es una federación de independientes: muchos de ellos ni siquiera tienen un antecedente político. Y tampoco todos apoyan la gestión de Alberto Fujimori. Lo que han hecho es juntar gente independiente que, por supuesto, a la primera que las papas queman tienen dificultades.

Y son proclives a renunciar al control político en aras de una supuesta “reintegración nacional”.

O hacer de cada discrepancia una guerra mundial. Apenas tienen una discrepancia, rompen. Son todos independientes o gente que ha estado en muchos partidos y por eso no tiene lealtad. Mira tú al presidente del Congreso (Daniel Salaverry): fue aprista y luego renunció cuando vio que el partido estaba mal, y ahora ya se bajó del carro del fujimorismo que anda mal. Ese tipo de cosas le hacen daño a la política.

Y si hablamos de partidos políticos corremos el riesgo de que todos sean sindicados como organizaciones criminales, pero hay muchos que se oponen al proyecto de ley que evitaría ello.

Mira: de Odebrecht podríamos decir que es una empresa que se estructuró casi exclusivamente para coimear en todo el mundo y, sin embargo, no es considerada por la ley peruana como una organización criminal porque tiene un disfraz empresarial. No significa que los partidos políticos sean organizaciones criminales por un tema en donde se configura lavado de activos, porque recibir aportes de dinero y ponerlos a nombre de terceros es lavar de activos. Es una aberración de Concepción Carhuancho y Domingo Pérez decir que un partido es una organización criminal por su estructura vertical. El hecho de que haya una verticalidad en un chat político lo único indica es que en un partido político hay dirigentes y militantes.

¿Le parece, entonces, que ha habido un mal uso de estos chats políticos en la prisión preventiva contra Keiko Fujimori?

Yo lo que veo es que son conversaciones privadas que se dicen en un ámbito cerrado y que han sido entregada por una de estas personas, y esto se usa fuera de contexto como si fueran declaraciones públicas. Creo que allí no hay nada punible porque está compuesto por parlamentarios y estos no responden por sus votos ni opiniones.

Pero hay quienes se sorprenden que una presidenta de un partido pida “aplausos protocolares” o que se vote en un sentido, cuando esto es normal en parlamentos de otros países.

Es que existe la disciplina parlamentaria. En Inglaterra hay un parlamentario que se queda parado al lado de la bancada y cuando ve que alguien quiere votar de manera distinta lo sanciona. O sea, la disciplina es fundamental en los partidos.

¿Por qué hay tanta desesperación en el gobierno por la salida de Pedro Chávarry?

Por el tema Chinchero: eso es lo que más asusta al gobierno. Además, por la presión mediática del caso Lava Jato: hay una presión de los dueños de la concentración de medios que están implicados en el Caso Lava Jato. Quieren bajarse a Chávarry para controlar el Ministerio Público.

Es deleznable también que Domingo Pérez salga a pedir la cabeza de su superior.

Eso demuestra que él lo hace por encargo del gobierno. Resulta sorprendente que, después de haber tenido un resultado judicial favorable, el fiscal hable de sacar al señor Chávarry. Eso demuestra que está digitado por el gobierno.

Domingo Pérez tiene en sus manos en Caso Chinchero y no vemos avances.

Y esa es una explicación adicional.


Etiquetas: , , , , , , , ,