Connect with us

Opinión

Lucha anticorrupción: ¿con quién compite el presidente?

Publicado

el

“Queremos que nos reconozcan como el gobierno que más luchó contra la corrupción”, ha declarado Martín Vizcarra. Pero ha olvidado que NO EXISTE VERDADERA PELEA CONTRA LA CORRUPCIÓN SIN TRANSPARENCIA, sin capacidad de hacer mea culpa ante el error.



“Queremos que nos reconozcan como el gobierno que más luchó contra la corrupción”, ha declarado Martín Vizcarra. ¿De qué lucha está hablando? ¡De la de un grupúsculo de izquierda que ha capturado la administración de justicia, y que pone y saca gente de la Fiscalía a su antojo y conveniencia? ¿De la acción de un equipo de fiscales que se niega a ser transparente, y que vende sus negociaciones como un gran triunfo para esconder sus evidentes debilidades? ¿Acaso se refirió a aquellos que se escudan en los medios complacientes para acallar con burla y encono las pocas voces aisladas que se atreven a cuestionar o discrepar?

Hasta el propio ministro Oliva señaló que no le importaba perder un punto del PBI a cambio de conocer la verdad. ¿Y cómo sabremos que es “la verdad” y no la historia que nos quieren hacer creer?

Todas las negociaciones con Odebrecht se han realizado en un secretismo inaceptable. Han olvidado que NO EXISTE VERDADERA PELEA CONTRA LA CORRUPCIÓN SIN TRANSPARENCIA, sin capacidad de hacer mea culpa ante el error. Y desafortunadamente el presidente no conoce ni de uno ni de otro: él es el peor ejemplo. Su hermetismo y el aparente olvido de su historia empresarial son inaceptables, en especial porque ha centrado su discurso en que desea que el mayor legado de su gestión sea combatir la corrupción con firmeza y sin excepciones.

Además, ¿por qué vamos a ceder dinero que le pertenece al país?

Nos han vendido el cuento de que más vale la información que darán los “colaboradores eficaces” a la indemnización por daños y perjuicios. ¡No parecen abogados! ¿Quién les ha dado el derecho a abdicar a los millones que le debe Odebrecht a los peruanos? ¿Quién les ha dado el derecho a consentir que esta empresa corrupta siga trabajando en el país? ¡El Perú no es una beneficencia!

¿Por qué no copiamos la estrategia de los bancos –que no conocen de emoción o compasión– y rematamos todos sus activos en el país, a la mala? ¿Acaso merecen piedad? ¿Qué le debemos a Odebrecht para tratarlos con guantes de seda?

No basta que el año se denomine “de la lucha contra la corrupción y la impunidad”. Si se títulos se tratara, el país ya habría conseguido una sociedad de bienestar, dialogante y reconciliada. Lamentablemente estamos aún muy lejos de ello.

Si en los próximos tres meses no se volviera a publicar una sola encuesta respecto a la aprobación del gobierno, si la apertura y pluralidad en los medios volviese, si el presidente se sometiera a todas las investigaciones respecto a sus vinculaciones con CONIRSA, sobre  su gestión como gobernador regional de Moquegua y luego cabeza del MTC, si la prisión preventiva dejara de ser el Estado de derecho en el país, recién podríamos pensar que el Perú se ha convertido en un terreno equitativo y neutral para la lucha contra la corrupción. Solo entonces sería de justicia que Martín Vizcarra se arrogase el mayor mérito.

Mientras tanto, todo parecería ser un gran montaje del gobierno y sus aliados para eliminar a sus rivales políticos, y de ese modo suavizar lo que queda de su estancia en el poder.

Opinión

#ENTREVISTA a Galarreta: “Si en el Gobierno de Vizcarra se ha suicidado García, y Keiko y PPK están en prisión preventiva, uno se pregunta si es algo ideológico”

Seguir leyendo

Opinión

Bitácora de abril: partida impactante

Seguir leyendo

Opinión

Alan García: la carta del adiós

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: info@politico.pe

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo