toggle menu

Opinión


20 Enero, 2015.

Los buenos ministros

Con perfil bajo y sin mucho tuiteo, son los menos mediáticos pero también los más profesionales.

Renato Cisneros

| Columnista

Aunque nuestro trabajo sea remarcar las equivocaciones del Ejecutivo, también habría que alentar la chamba de los buenos ministros. En los últimos meses, ya sea por su ineficiencia, irresponsabilidad, torpeza, cinismo o mediocridad, no hacemos más que hablar de Jara, Urresti, Cateriano, Omonte, Segura, Figallo, Otárola, Mayorga y Von Hesse. Y está bien: hay que seguir criticándolos cuando corresponda. 

Pero hay otros miembros del gabinete cuyos logros lamentablemente pasan desapercibidos ante los escándalos de aquellos. No estoy pensando precisamente en Gonzalo Gutiérrez, Diana Álvarez-Calderón o Piero Ghezzi —a quienes hemos visto en cámaras dando más explicaciones que buenas noticias—; tampoco en Aníbal Velásquez, con tan poco tiempo en la cartera de Salud —la asumió en noviembre de 2014— que aún no se siente su influencia en la toma de decisiones de su sector. Sí pienso, claramente, en Jaime Saavedra, Juan Manuel Benítez, Magali Silva, José Gallardo, Manuel Pulgar Vidal y Paola Bustamante, quienes hasta el momento —con perfil bajo, sin mucho tuiteo vienen fortaleciendo despachos tan básicos como Educación, Agricultura, Comercio Exterior, Transportes, Ambiente, Desarrollo e Inclusión Social. 

A este gobierno solo le queda un año y medio de gestión. Lo bien que le vaya en ese tramo va a depender no tanto de sus ministros más conocidos —ya sabemos de qué pie cojean—, sino quizá de lo que hagan estos últimos seis, los menos mediáticos pero también los más profesionales.


Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,