Connect with us

Opinión

Los avatares de Vizcarra

Publicado

el

¿Por qué tanta volatilidad política?



Los avatares de Martín Vizcarra pidiendo la intermediación del influyente periodista Phillip Butters con el fallecido expresidente García para suceder a Pedro Pablo Kuczynski no pueden ser negados ni tapados con un dedo, pues concuerdan con los votos para reemplazar a Kuczynski (ayer receptor de la prestigiosa medalla Madison de Princeton, hoy en prisión preventiva).

Sin embargo, lo más sorprendente del relato de Butters ha sido el intenso grado de actividad que desarrolló el calladito exembajador en Canadá para heredar el poder de su exjefe político. Como es sabido, Vizcarra llegó a la vicepresidencia del país con los votos de Pedro Pablo, pero se apartó muy rápido de él –a solo veinte meses de iniciado su gobierno– para después abandonar a fujimoristas, apristas y acciopopulistas tras breves cuatro meses de recibir sus votos: esos sin los que no habría llegado a la cima del poder.

Es decir, Martín Vizcarra ya ha cambiado su propio libreto político tres veces en solo dos años. Todo un récord batió este presidente sin lealtades, que no valora sus compromisos políticos y por ello acarrea un lastre moral ante todo el país. El acuerdo fiscal tan desfavorable para el Perú, que por goleada Odebrecht consiguió para su beneficio de miles de millones, así lo demuestra. Más aún cuando el escenario de abuso a los derechos humanos tiene presa preventivamente a la lideresa de la oposición, Keiko Fujimori, por 36 meses sin que nadie sepa decir por qué, y donde Alan García Pérez ha muerto en defensa de su propio honor antes de ser arrestado sin acusación.

Vivimos tal abuso de poder ni siquiera imaginable en los días del comandante Ollanta Humala Tasso y menos cuando Pedro Pablo Kuczynski gobernaba. Tanta volatilidad política nos hace pensar que Vizcarra solo sería el ventrílocuo de varias organizaciones políticas no elegidas en las urnas, que prefieren un gobierno fáctico y débil a través del cual imponer agendas políticas –o de “género”– no apoyadas por la gran mayoría de la población. De seguir así los próximos dos años, el futuro del país no pinta nada bien y mucho menos, la economía.

Por ello es que la propuesta de vacancia presidencial de Yeni Vilcatoma sería el mal menor de cara a lo que nos enfrentamos como país. Es sin duda una opción respetable y constitucional para restaurar el sistema democrático que hemos mantenido ya por 20 años y que ha desaparecido en la práctica. ¡La opción Mechita debe ser vista con seriedad; así ya no podemos seguir!

Foto: Perú21

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

De su propio chocolate

Seguir leyendo

Opinión

Gasoducto: ¿Por qué es tan difícil caminar derecho?

Seguir leyendo

Opinión

#ESCÁNDALO: Informe internacional identifica 34 funcionarios del Gobierno cómplices de lavado de madera producto de tala ilegal

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: info@politico.pe

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo