toggle menu

Opinión


6 Octubre, 2018.

¿Libertad anticipada o prisión domiciliaria?

De ser aprobado el honorable proyecto de ley de ‘Avengers’, este sería lastimosamente anulado por la Corte-IDH. A los fujimoristas les toca, entonces, encontrar otra solución.

Aaron Salomón

| Periodista
Cuando el renunciante expresidente Pedro Pablo Kuczynski analizaba el año pasado la posibilidad de indultar a Alberto Fujimori encontró un escollo: la exministra de Justicia Marisol Pérez Tello. Ella –me cuentan fuentes cercanas a la militante del PPC– le advirtió en una carta a PPK que a Fujimori no se le podía conceder la gracia presidencial porque tenía procesos pendientes (como el Caso Pativilca, por ejemplo). Por supuesto, ya saben cómo terminó la historia: el renunciante exmandatario expectoró dicho informe –y de paso a Pérez Tello– e indultó a Fujimori (tras negociar con Kenji) en Nochebuena para salvarse de la vacancia.
Pero antes de que ello suceda Kuczynski consideraba, en paralelo, que otra salida para que el padre de Keiko y Kenji recupere su libertad era una ley (nacida y aprobada por el Congreso de la República) que permitiera que ancianos enfermos terminen de cumplir sus condenas fuera de prisión. En pocas palabras: una ley de libertad anticipada.
Pérez Tello, según los mismos informantes, rechazó de plano también esta posibilidad. ¿Por qué? La excongresista alertó a PPK que se estaría abriendo una puerta infame: los crímenes de terroristas y violadores quedarían impunes. Asimismo, evidenció que la ideologizada Corte-IDH se tumbaría esta eventual ley porque no aceptaría que condenados después de un debido proceso sean liberados así como así. Y si alguien sabía de derechos humanos era justamente Pérez Tello, vinculada merecidamente al sector caviar. PPK, como era de suponerse, la escuchó y se olvidó de esta alternativa.
Resulta sumamente importante traer a colación esta historia dado que, en respuesta a la polémica anulación del indulto a Alberto Fujimori, el bloque de parlamentarios seguidores de Kenji –autodenominados ‘Avengers’– ha presentado un honorable proyecto de ley que propone que los presos mayores de 80 años puedan acceder a una libertad anticipada. No obstante, si bien los kenjistas plantean dejar fuera de este beneficio a terroristas y violadores, al devolverles la plena libertad a otros condenados se podría dar lo que auguró anteriormente Pérez Tello: la eliminación de la norma por la instancia internacional, con lo que Fujimori (si lograse ser favorecido con la ley) tendría que volver –nuevamente– a prisión.
Por lo tanto, la única opción es desechar esta figura de libertad anticipada y cambiarla por la de prisión domiciliaria. De esta forma, los reos ancianos podrían terminar de cumplir sus condenas en sus respectivas viviendas y tendrían que ser monitoreados con grilletes para ahorrar el gasto por personal de resguardo. Y, para evitar que esta ley sea con nombre propio, los legisladores promotores tendrían que exponer que a partir de la desafortunada situación de Alberto Fujimori unos 70 mil presos adultos mayores van a ser también beneficiados. Un gana-gana entre el Estado y la sociedad.
Keiko Fujimori ha dicho este jueves que su bancada revisaría el mencionado proyecto de ley, pero desde aquí le recomendamos que plantee uno propio con los ajustes antes expuestos. De lo contrario, que su padre recupere la libertad sería improbable… a menos que el presidente Martín Vizcarra lo indulte.

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,