toggle menu

Opinión


24 Mayo, 2018.

¡Les dieron ahí, donde más les duele!

Bastó que el presidente del Congreso hablase de periodismo mermelero (que de hecho existe, como en todas las profesiones) para que desde ayer no hayan dejado de atacar al Parlamento --a toda hora y en cuanto programa hay-- por una compra de 254 mil soles para la renovación de mobiliario que no tiene nada de irregular o ilícita.

Invitado

| Columnista invitado

A confesión de parte, relevo de prueba. Que una autoridad se exceda acusando a ingenieros, abogados o contadores en general de ser unos sinvergüenzas y que un ingeniero, abogado o contador en particular salga indignado a reclamar deja en evidencia que ese profesional se siente afectado con la alusión y que está convalidando su condición de sinvergüenza. Ni más ni menos.

Bueno, así de expuestos vienen quedando esos periodistas –muy poderosos e influyentes por cierto– que han salido indignados a exigir explicaciones y disculpas por lo que ha dicho un funcionario acosado y perseguido por los reporteros (sudorosos y ansiosos, micrófono en mano), que siempre están al acecho de aquel exabrupto que contribuya a su negocio de venta de escándalos.

Bastó que el presidente del Congreso hablase de periodismo mermelero (que de hecho existe, como también existen sinvergüenzas en todas las profesiones) para que desde ayer no hayan dejado de atacar al Parlamento –a toda hora y en cuanto programa hay– por una compra de 254 mil soles para la renovación de mobiliario que no tiene nada de irregular o ilícita. Así pretenden arrastrar de las narices a la opinión pública a seguir hablando de lo mismo y lo mismo hasta el cansancio, en su desmedido afán por una mal entendida reivindicación profesional… como si no hubiese otro tema relevante o importante que informar.

Ese es, pues, el paupérrimo y vergonzoso nivel de nuestro periodismo: tan igual o peor que el de nuestros bienaventurados congresistas. Que no se quejen luego.


Etiquetas: , , , , ,