toggle menu

Opinión


4 Abril, 2018.

Las perlitas de nuestros padres de la patria

Un legislador que pide la liberación del terrorista Abimael Guzmán y una bancada que blinda los pecados de sus integrantes son solo algunas muestras de que en el Parlamento las cosas andan de mal en peor.

Aaron Salomón

| Columnista

El último lunes, el diario Correo publicó una conversación que sostuve con el congresista frenteamplista Rogelio Tucto quien, sin miramientos, soltó la bípeda lengua y aseguró que como el expresidente Alberto Fujimori fue indultado por el renunciante Pedro Pablo Kuczynski –en lo que fuera a todas luces un negociado– también debería correr la misma suerte el terrorista Abimael Guzmán.

Tucto mismo fue quien trajo este escabroso tema a colación, sacándose la máscara de padre de la patria y pintándose de cuerpo entero como lo que realmente es: un integrante más del Movadef, cuya estúpida perorata es la de amnistía general para todos los senderistas. A la pregunta de si debería ser indultado el asesino alias ‘Gonzalo’, el izquierdista respondió: “Bueno, si es que eso va a conllevar a una verdadera reconciliación, ¿por qué no?” Estas palabras lo sepultaron ante la opinión pública.

Si bien la Junta de Portavoces ya ha emitido un comunicado en el que rechaza la posición del legislador por Huánuco, habría que preguntarnos cuántos amiguísimos del excura Marco Arana y de la exsecretaria de Nadine Verónika Mendoza piensan desde las sombras de manera similar. Prendan las alarmas, como bien reseñó este miércoles Cecilia Valenzuela en El Comercio: Sendero Luminoso se está reciclando en nuestra indigente política. Y ahora usa saco y corbata.

Para muestra otro botón, Justiniano Apaza: “Si (los terroristas) han cumplido su condena deberían abrírseles las puertas de la prisión y ojalá se reincorporen a la sociedad y si quieren participar políticamente que lo hagan”.

Al día siguiente del escándalo Tucto, otra perlita se registró en la representación nacional. La bancada fujimorista de Fuerza Popular blindó a la parlamentaria Yesenia Ponce y se archivó la denuncia en su contra por haber pagado alrededor de 10 mil soles por la emisión de un certificado de estudios trucho.

Durante la sesión de la cuestionada Comisión de Ética y gracias a que el “siempre perspicaz” acciopopulista Yonhy Lescano se retiró de la reunión, el presidente de dicho grupo de trabajo Juan Carlos Gonzales (FP) pudo usar su voto dirimente y salvar a su coleguita Ponce, quien habría estudiado con compañeros fantasmas, según reveló el dominical Cuarto Poder. Toda una vergüenza: otorongo “naranja” no come otorongo “naranja”.

Además de estas dos situaciones censurables, no hay que olvidar que el Congreso es el único ente público que podrá elegir a sus propios contralores tras la publicación de la ley del fortalecimiento del órgano de control. Eso significa: fiscalizadores a la medida y calladitos para que los padres de la patria hagan de la suyas en virtud del nuestro papel como “electarado”.

Cuidado con el nuevo ministro de Trabajo, el sindicalista Christian Sánchez. Es conocido en el ámbito empresarial por su rechazo a la flexibilidad laboral y eterno creyente de la regulación. ¡En qué lío nos han metido!

 


Etiquetas: , , , , , , , , ,