Connect with us

Opinión

La verdad de una difamatoria sospecha

Publicado

el

Al que acostumbra actuar con doblez le pasa lo que al ladrón: piensa que todos lo son.



Al que acostumbra actuar con doblez le pasa lo que al ladrón: piensa que todos lo son. Así han actuado algunos en las últimas horas al difundir de forma incompleta y tergiversada una información convertida en una miserable patraña que pretende relacionarme con algún tipo de corrupción. Nunca deja de sorprenderme cómo esos difamadores (algunos desde un cobarde anonimato) siempre suponen lo podrido sin presentar pruebas y, en el mejor de los casos, “conceden” al acusado la oportunidad de demostrar su inocencia o de reconocerse como sinvergüenza.

Con base en un informe tendencioso escrito por quien, a veces, hace del periodismo el más vil de los oficios, se vino a decir: “Otra corrupción. Se descubre que Odebrecht entregó dinero a ONG de Rafael Rey”. Ahora, disculpen que me vea obligado a mencionar cosas que no acostumbro ventilar en público, pero me veo obligado a hacerlo para demostrar el embuste:  

1. Pro Educación NO es “una ONG de Rafael Rey”. Solo presido ad honorem su Consejo Directivo y nunca he cobrado siquiera un sol a Pro Educación. Pero además, no solo no soy beneficiario de Pro Educación sino que, por el contrario, soy su mayor benefactor. Hasta ahora he aportado US 97 mil dólares para su programa de becas que ya ha beneficiado a 1575 niños y jóvenes necesitados, y otros varios miles de dólares para cubrir sus gastos administrativos. Claro, los acostumbrados a cobrar sueldos y gastos a las ONG de las que viven, piensan que todos hacemos lo mismo.

2. Con ocasión del Torneo de Golf anual profondos de su programa de becas educativas, decenas de personas naturales y empresas —entre ellas Divemotor, Aceros Arequipa, Redondos, Apoyo Consultoría, Diario Expreso, Revista COSAS, Euroshop, ISIL, Texpima, Flota, Fundación Backus, Nestlé, Nissan, Jockey Plaza, BANBIF, Corp. Lindley y también Odebrecht— colaboraron con sus donativos o auspicios publicitarios. Esta última colaboró con US$ 2000 (dos mil dólares) y se le extendió el correspondiente certificado de donación autorizado por SUNAT y reportado a la misma.

3. No se “descubre” lo que es oficial y público: calificar de corrupción a una donación como esa para ayuda social solo muestra la miserable bajeza de quien lo hace.

4. En la relación de SUNAT que se utiliza para urdir la patraña propagada, además de Pro Educación se mencionan otras instituciones con las que Odebrecht colaboró: INEN, Asoc. Cultural de Artes, Liga de Lucha Contra el Cáncer, CONFIEP, Espacio Azul, Museo de Arte de Lima, etc. El hecho de que en esos casos no se afirme de sus directivos lo que hipócrita y calumniosamente algunos han afirmado de mí solo demuestra la miserable finalidad difamatoria y dirigida de sus autores.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

¿Bachelet denunciará al tirano?

Seguir leyendo

Opinión

Bonos soberanos: el pez por la boca muere

Seguir leyendo

Opinión

Putin ofende al Grupo de Lima

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: info@politico.pe

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo