toggle menu

Opinión


10 Octubre, 2017.

La resistencia de PPK

Congreso debe fijar un nuevo protocolo para interrogatorios de comisiones investigadoras.

César Campos

| Columnista

Úrsula Letona, congresista de Fuerza Popular, ha señalado que la resistencia del presidente Pedro Pablo Kuczysnki a comparecer ante la comisión parlamentaria investigadora del caso Lava Jato “genera un clima no propicio” para otorgar el voto de confianza al Gabinete Aráoz que, a su vez, debe presentarse ante el pleno del Congreso este jueves 12 de octubre.

La observación es tan válida como las objeciones públicas formuladas por Kuczysnki que pretenden explicar su actitud. Es decir, cierto es que los roces del jefe de Estado con el Legislativo —en víspera de la obligación constitucional del nuevo Consejo de Ministros de exponer su política general al pleno y solicitar la confianza— no parece oportuna. Algunos la creen hasta desatinada y arrogante.

Sin embargo, al primer mandatario tampoco le falta razón cuando alude a una experiencia anterior en la que los miembros de una comisión investigadora sobre el caso del ex asesor presidencial Carlos Moreno, lejos de centrarse en los interrogatorios, la emprendieron contra el mismo PPK arriesgando hipótesis agraviantes, adelantando opinión y volviendo desagradable el encuentro.
Soy de los que hace mucho tiempo planteo atingencias a la forma cómo se desenvuelven algunas sesiones de tales grupos de trabajo parlamentario especiales. Hay congresistas que trastocan su rol fiscalizador en una actuación grosera y desproporcionada para con los invitados (sean testigos o investigados), más aún si se cercioran de que las cámaras de la televisión dan cuenta de sus palabras.

Me he puesto en los zapatos de las personas llamadas a declarar y no estoy seguro de controlar mi paciencia frente a ciertas maneras de preguntar o comentar los hechos por los cuales me llamaron. Le recordaría a esos parlamentarios deslenguados que están allí con mis impuestos y quizás algunos con mi voto, y que sin desconocer sus atribuciones fiscalizadoras, no tengo por qué aguantarles malacrianzas, insinuaciones ridículas y referencias ajenas al motivo de mi citación.

El impasse PPK-Congreso ya está dado con las posiciones fijadas. Sugiero que sea el Parlamento el que procure la primera fórmula de distensión anunciando un nuevo protocolo en los interrogatorios de las comisiones investigadoras, otorgándoles facultades a sus respectivos presidentes para impedir el desboque de sus miembros y precisando los derechos de quienes son citados para recibir un trato digno y alturado, por más convicción de culpabilidad que se tenga de ellos.

Es verdad: acabemos con el circo que impulsan algunos congresistas ignorantes de su verdadera función. Como también con esta nueva aspereza Ejecutivo-Legislativo que abre escenarios políticos muy lamentables para el país.


Etiquetas: , , , , , ,