toggle menu

Opinión


14 Junio, 2018.

La república banana del señor Roca Rey

Me escribe por el inbox un importante accionista de un grupo empresarial y me dice: "Ricardo, por favor, no me etiquetes más en tus artículos. Estoy de acuerdo en casi todo lo que dices pero no sabes el régimen de terror que son las reuniones del directorio. Todos están paranoicos. Por favor, no me etiquetes".

Leo al señor Roca Rey en Perú 21, periódico del grupo empresarial que él dirige, aunque en la entrevista se lo presenta como “presidente del Consejo de la Prensa Peruana”, es decir, de una ONG que agrupa a los dueños de los medios de comunicación más importantes del país. O sea, en buen romance, lo entrevistan en su propia casa sin decirlo. El titular es impactante: “Bernardo Roca Rey: vamos hacia una república bananera”. Todo esto a cuento de la ley que prohíbe publicidad estatal en los medios privados.

Apreciado señor Roca, déjeme que le cuente algo acerca de las repúblicas bananeras que, se supone, son aquellas satrapías caribeñas donde reina el miedo y el abuso sin fin.

Me escribe por el inbox un importante accionista de su grupo empresarial y me dice: “Ricardo, por favor, no me etiquetes más en tus artículos. Estoy de acuerdo en casi todo lo que dices pero aquí adentro utilizan cualquier cosa para hacerme la vida imposible. No sabes el régimen de terror que son las reuniones del directorio. Todos están paranoicos. Por favor, no me etiquetes.”

Cumplo como buen amigo el dramático pedido del accionista del Grupo El Comercio para no causarle más miedos de los que ya tiene.
Luego me escribe, también por el inbox, una altísima personalidad periodística del mismo Grupo con el mismo tenor: “Ricardo, por favor, te pido que no me etiquetes. Estoy de acuerdo en todo lo que dices pero te ruego sacarme de tu lista. Espero tu comprensión. Gracias”. Cumplo también como buen amigo y lo desetiqueto para que, entiendo, no sufra ningún percance en el reino del terror que parece que se vive en el Grupo El Comercio.

Al poco tiempo descubro que ya no puedo etiquetar, como lo había hecho siempre, al editor de política de ese mismo Grupo. Reviso y, ¡plaf!, descubro que ya no somos “amigos” en Facebook. El pobre hombre, pulpín después de todo, cortó por lo sano sin hacerse mayor problema. A diferencia de los dos anteriores –que tienen peso propio– el chico solo recibe órdenes. Lo entiendo, aunque que a un editor de política no le interesen los artículos políticos es, por decir lo menos, sorprendente.. a no ser que viva el miedo que cala a sus mayores en su propia casa periodística.

Pero no solo en los reinos del señor Roca Rey impera el terror. Un excelente amigo y gran periodista de RPP publica un anuncio urbi et orbi en Facebook: “Por favor no me agreguen a ningún grupo”. Y, a buen entendedor, pocas palabras. Dejo de etiquetarlo para que viva en paz. No por nada RPP es el medio que más plata recibe del Estado: ¡54 millones de soles en año y medio!

Así pues, apreciado señor Roca, cuando usted habla de que la libertad de expresión está en peligro y que vamos hacia una república bananera, no puedo –dados los antecedentes– sino pensar en los pobres amigos y colegas que trabajan a sus órdenes: ellos saben mejor que nadie lo que se siente perder la libertad de expresión y lo que es trabajar en una “república banana”.


Etiquetas: , , , , , , , , , ,