toggle menu

Opinión


24 Noviembre, 2015.

La “raza diferente” de algunas universidades públicas

El Congreso le saca la vuelta a la ley para respaldar a universidades de ¿pacotilla?

Patricia Arévalo

| Columnista

El proyecto del Legislativo que busca ampliar el mandato de los rectores de las universidades públicas se contradice con la Ley Universitaria que se aprobó en julio de 2014, en la que se establecía un plazo de tres meses para que estas adecuaran sus estatutos y convocaran elecciones de autoridades. El plazo se vencía en octubre del año pasado, aunque posteriormente la SUNEDU lo amplió hasta diciembre de 2015.

Al acercarse la fecha límite, la mayoría de las instituciones han cumplido con el mandato de la ley. Sin embargo, nueve universidades, encabezadas por la decana San Marcos, se han resistido en abierto desacato y han logrado ingresar un proyecto que les permitiría quedarse “hasta que culminen sus mandatos”.

Entre las autoridades en desacato se encuentran, además del rector de San Marcos, Pedro Cotillo, las de la Universidad Villarreal —en la cual los mismos personajes rotan los cargos desde hace quince años— y la Pedro Ruiz Gallo, donde a pesar de que ya se eligieron nuevas autoridades las anteriores se resisten a dejar sus cargos. En dicha universidad el rector, que estuvo dos meses prófugo, está investigado por peculado doloso. Cuando le preguntaron si era verdad que en 2013 recibió más de 300 mil soles, su insólita respuesta fue: “No le puedo decir si es verdad o no es verdad porque no existen documentos oficiales, le digo que a veces sí se goza y a veces, no”.

Existen fuertes intereses en conflicto y son esos intereses los que han venido haciendo lobby en nuestro desprestigiado Congreso. A pesar de se trata de universidades públicas, hay mucho dinero de por medio, tanto por canon como por recursos propios. San Marcos, por ejemplo, es dueña de empresas privadas sobre las cuales no existe control externo, y el rector y otras autoridades reciben importantes bonos que salen de los ingresos que ellas proveen. Por ello, la propuesta de la nueva ley ha sido llamada “Ley Cotillo”.

Este lunes, cuando se debata la ley, habrá una movilización estudiantil y marcha al Congreso. Esperemos que sirva para que nuestros congresistas recapaciten y no le saquen la vuelta a una ley que ellos mismos firmaron y que el Tribunal Constitucional acaba de ratificar.


Etiquetas: , , , , , , , , , , ,