toggle menu

Opinión


10 Agosto, 2018.

La popularidad de arena

Lo más sorprendente de la encuesta de Pulso Perú no es la subida de diez puntos en la popularidad del presidente, sino que el 48% de la población no está enterado del discurso presidencial.

Recordemos que el mensaje ha sido trasmitido en cadena por todos los canales de señal abierta y ha merecido portada en los principales diarios de circulación nacional. ¿Qué puede ser más importante durante las Fiestas Patrias que el mensaje a la nación del presidente de la República, especialmente tratándose de un mandatario que inició su gobierno en circunstancias azarosas?

La falta de conocimiento del “mejor discurso presidencial de la historia” –como lo han calificado ciertos despistados– es la prueba más evidente de que un alto porcentaje de la ciudadanía vive al margen de los medios, especialmente de aquellos cuya protesta incansable por la mal llamada “Ley Mordaza” no tiene mucho eco. Es casi de humor negro pensar que diarios como La República o Perú21, cuyo tiraje no llega a los 30,000 ejemplares puedan tener la capacidad de liderar campañas de vacunación para 30 millones de peruanos o de difundir indicaciones para combatir la anemia en las zonas altoandinas.

El hábito no hace al monje como un discurso no hace a un líder. Aparentemente, Martín Vizcarra ha tenido la sabiduría de contratar a un “tigre” para que le prepare una alocución ad hoc para las circunstancias y lograr reciclar su otrora imagen de gobernador regional convirtiéndola en la de un gran estadista; sin embargo, recordemos que al final la grandilocuencia del verbo impresiona pero se diluye. Todo es humo si no se logra la ejecución.

Solo el tiempo lo dirá: cuando le toque rendir cuentas sobre los 10 mil millones transferidos a los GORE o respecto a la gran promesa de reducir ese 43% de anemia a menos de la mitad al 2021, o en algunos meses sobre las medidas adoptadas para prevenir que puneños mueran congelados durante el invierno o la pacificación de las Juntas de Usuarios Del Valle del Tambo (que ya mostraron intenciones de contaminar Quellaveco como mecanismo de presión para la construcción de la represa de compensación de Paltuture).

Lo encumbraremos merecidamente si hacia fines de año nos deslumbramos con los avances de la Reconstrucción. Al presidente hay que juzgarlo en la cancha, dentro de varios meses, y con avances y logros que contar.

Sin duda lo más llamativo del discurso fue el anuncio de un referéndum para la no reelección de congresistas. El Congreso tiene un nivel de aprobación de un dígito: nadie lo quiere. Estaba cantado que una medida populista de esta naturaleza le daría muchos votos y aplausos.

Cuando el presidente habló de la propuesta de bicameralidad, hizo énfasis que no se incrementaría el número de congresistas aunque en realidad 130 miembros es una infrarrepresentación comparada con otros países como Chile (43 senadores y 155 diputados) y Colombia (108 y 171). Como bien sostiene el analista político Enrique Castillo: “Si se elimina la pregunta sobre la reelección congresal en el referéndum, habrá marchas”. El presidente lo ofreció y fue recibido con júbilo. Ya no hay vuelta atrás.

Ojalá las nuevas subidas de popularidad del presidente ya no sean consecuencia de un discurso sino de su ejecución.


Etiquetas: , , , , , , ,