Connect with us

Opinión

La limpieza empieza por casa

Publicado

el

Otorongo no come otorongo: ni en el Congreso ni en la Confiep.



Hace pocos días, el presidente de Capeco y vicepresidente de la Confiep fue condenado por defraudación tributaria por más de cinco millones de soles. En cualquier parte del mundo esto sería un escándalo que merecería primeras planas, pero en tierras peruanas ha pasado solapa. La frase “otorongo no come otorongo” parece que no solo se aplica al Congreso peruano.

Es verdad que ni Capeco ni la Confiep están comprometidas en los delitos y que la acción de un individuo no necesariamente arrastra al colectivo, pero cierto también es que ambos gremios deberían haber sabido de estas denuncias y que el tono con el que han abordado el asunto es sorprendentemente débil. Esto se agrava cuando recordamos que ambas organizaciones dicen luchar frontalmente contra la corrupción, el incumplimiento de la ley, la informalidad y la evasión tributaria.

Se supone que los gremios empresariales no solo subsisten para defender los intereses del sector, sino también para promover el fortalecimiento de las condiciones de juego en el mercado. Sin embargo, no han sido capaces de convencer a los agnósticos de que ellos mismos, pregonen lo que pregonen, no harán lo posible para evadir impuestos, regulación ambiental o laboral.  Tal vez sea bueno mirar dentro de casa antes de salir a cuestionar o intentar convencer a los demás.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

¿Bachelet denunciará al tirano?

Seguir leyendo

Opinión

Bonos soberanos: el pez por la boca muere

Seguir leyendo

Opinión

Putin ofende al Grupo de Lima

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: info@politico.pe

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo