toggle menu

Opinión


3 Octubre, 2018.

La Lima en la que votaremos (I)

Resulta muy obvio que el crecimiento de la capital no ha ido a la par de la solución de sus problemas. Se hace, pues, necesaria una organización diferente (más articulada con el gobierno central), que tenga una administración regional a la altura.

La Lima en la que este domingo votaremos es una ciudad de aproximadamente 10 millones de habitantes. Esa cifra coloca a la capital en la lista de megaciudades con más población que países como Uruguay, y con un conjunto de problemas propios a su alta densidad. Y esa población seguirá creciendo: en unos pocos años alcanzaremos los doce millones o más.

Resulta muy obvio que el crecimiento de la capital no ha ido a la par de la solución de sus problemas. No solo eso: Lima no tiene en la actualidad un gobierno regional porque sus mismas autoridades lo evitaron. Se hace, pues, necesaria una organización diferente –más articulada con el gobierno central– y que tenga un administración regional a la altura de sus diez millones de personas. Existen aproximadamente 40 distritos, administraciones variopintas con muy diferentes escalas de prioridades y eficiencia.

Tal vez menos distritos generarían administraciones más eficientes.

Lima se ha expandido hacia los cerros y esto ha conllevado a graves problemas de conexión de agua y desagüe. El resto de la ciudad cuenta con troncales antiguas que, según se afirma, pierden mucha agua. No existe, a su vez, un trazo consensuado para dirigir el crecimiento. La ciudad desbordó a sus instituciones, y las instituciones han tenido que adecuarse a esta realidad.


Etiquetas: , , , , , , , , , ,