toggle menu

Opinión


7 Mayo, 2018.

La intencionada ceguera de Ollanta Humala

El expresidente debería darse cuenta de que su excarcelación y la de su esposa Nadine Heredia fue por la ineficacia de la Fiscalía -que aún no formula una acusación penal- y NO PORQUE ELLOS SEAN MÍNIMAMENTE INOCENTES.

Aaron Salomón

| Columnista

Dicen que no hay peor ciego que el que no quiere ver. Y eso es exactamente lo que ocurre con Ollanta Humala. En la reciente entrevista que ofreció el expresidente al dominical Cuarto Poder, pese a todas las pruebas que hay en su contra y de su esposa Nadine Heredia, aseguró nunca haber recibido los famosos tres millones de dólares de la constructora brasileña Odebrecht para su campaña presidencial del 2011, monto que según la Fiscalía se trataría de una precoima para la posterior licitación del Gasoducto del Sur.

El exmandatario tampoco tuvo reparos en sindicar que las declaraciones de Marcelo Odebrecht y de Jorge Barata carecen de validez porque no han mostrado prueba alguna que confirmen este aporte. Habría que recordarle al señor Humala que los exdirectivos brasileños, dada su calidad de colaboradores eficaces, NO PUEDEN MENTIR, puesto que corren el riesgo de pasar el resto de sus vidas en prisión.

Asimismo, si bien el ex jefe de Estado no admitió ninguno de sus pecados, en concordancia con su abogado César Nakazaki subrayó que las inyecciones de dinero a las campañas electorales sin declarar no son delito en el país sino una mera falta administrativa (ya sabemos cuál será el resquicio legal del que se valdrá para intentar salir librado, así que el Congreso tiene que poner el parche de una buena vez).

Parece que Humala quisiera vernos la cara de tontos. ¿Acaso no es harto conocido que los verdes sucios que recibió la expareja presidencial salieron de la ‘Caja 2’ (la oficina de sobornos) de Odebrecht?

Es más, en momentos finales del diálogo con el programa de América Televisión, la pareja de Heredia alega que las agendas de la ex primera dama –en las que hay anotaciones sobre reuniones con Barata– no deberían ser tomadas en cuenta por el Ministerio Público debido a que fueron hurtadas de su domicilio. Seguramente que al señor Humala se le olvidó este escrito: “10:00. Reunión con el Sr. Jorge Barata, representante de Odebrecht en el Perú —OH”.

Resulta que el exmandatario nacionalista se encuentra en una etapa grave de negacionismo. Debería darse cuenta de que su excarcelación y la de su esposa fue por la inoperancia de la Fiscalía (que aún no formula una acusación penal) y NO PORQUE ELLOS SEAN MÍNIMAMENTE INOCENTES. Muestra de ello es la incautación de sus cinco propiedades, que habrían sido adquiridas con “dinero ilícito”.

Sáquese la venda de los ojos, señor Humala. Y no siga mintiendo, que son pocos los que confían en su desacreditada palabra.


Etiquetas: , , , , , , , ,