toggle menu

Opinión


13 Enero, 2018.

La fragilidad de PPK

El nuevo Gabinete lejos de ser de la reconciliación es de una flotación coyuntural de pronóstico reservado.

El titular se refiere tanto a PPK partido de gobierno como a PPK presidente, a quien ahora le resultará muy difícil sostenerse y gobernar. Y también a Mercedes Aráoz. Ambos mintieron respecto al indulto, lo que suma a las falsedades en que incurrió el gobernante respecto de su sinuosa relación con Odebrecht: sobre esta tampoco se sabe cómo terminará después de las esperadas declaraciones de Jorge Barata.

Si antes el gobierno deambulaba sin mucho rumbo, ahora será peor. Sin hablar de la beligerante oposición. En el Congreso seguirán fuertes los keikistas, apristas e izquierdistas, a lo que se agrega la grita de la calle que no cesa.

No hay vencedores de esta batalla: todos han perdido ante una ciudadanía harta de falsedades, ataques y maniobras poco o nada éticas. El que se vayan todos está en el horizonte. Puede que la democracia no esté en peligro pero se ha perdido la ilusión, y hoy la gente se siente indeseable comparsa. Muchos prefieren ser permisivos con la corrupción que como cáncer silencioso va minando el organismo social.

La aceptación y permisividad pueden ser la antesala de los estados fallidos en que la violencia, el abuso, la pobreza y la corrupción activan una confluencia nefasta.

Seguimos creyendo que la renuncia de PPK en favor de Martín Vizcarra es la mejor opción. El nuevo Gabinete lejos de ser de la reconciliación es de una flotación coyuntural de pronóstico reservado. Ojalá fuera un equipo competente y afiatado. Felizmente algunas de las personalidades nuevas dan esperanzas de trabajos sectoriales pulcros. Ojalá sea así.


Etiquetas: , , , , , ,