toggle menu

Opinión


18 Septiembre, 2018.

La embestida del Ejecutivo y la respuesta inteligente del Congreso

Golpistas se quedaron con las ganas del cierre del Parlamento. Junta de Portavoces acordó que los proyectos de reforma constitucional estarán listos antes del 4 de octubre para llevarlos al referéndum, dejando así sin piso a la cuestión de confianza.

Aaron Salomón

| Periodista

No eran ni las seis de la mañana de este lunes cuando nos comunicamos con el primer ministro César Villanueva, a quien le pedimos que nos explique en qué consistiría el planteamiento del pedido de confianza anunciado por el presidente Martín Vizcarra para que se aprueben sus proyectos de reforma política-judicial vía referéndum. Villanueva, según la Carta Magna, es el encargado de exponer este mecanismo constitucional ante el Parlamento, así que su palabra era sumamente relevante.

El premier señaló, en efecto, que presentaría la cuestión de confianza en una sesión extraordinaria convocada por Vizcarra para este miércoles 19 de setiembre a las 8 a.m. A partir de ahí, mencionó, el Congreso “tiene la oportunidad de debatir y aprobar las cuatro propuestas, pero en el plazo legal que permita convocar al referéndum el 7 de diciembre”.

Y para llegar a ese plazo, de acuerdo con el jefe de la PCM, “a más tardar este fin de mes” tendrían que haberse aprobado las cuatro iniciativas palaciegas. “El objetivo central es que se aprueben las reformas y se convoque al referéndum”, respondió el también legislador apepista ante la pregunta sobre si el verdadero objetivo del gobierno era el cierre del Parlamento.

Por su parte, la legisladora pepekausa Janet Sánchez declaró a este portal que el Legislativo debería aprobar de una vez por todas los proyectos del Ejecutivo para que se termine por fin este culebrón y así el gobierno pueda ocuparse de las principales dificultades del país, como –comentó– la reconstrucción del norte tras el fenómeno El Niño Costero. Sánchez tiene mucha razón porque, más allá de pechar al Congreso, este nuevo gobierno NO HA HECHO NADA considerable (“el PBI de junio ni llegó al 2% de crecimiento, mientras que en agosto apenas se consiguió un anémico 2.31%”, Aldo Mariátegui dixit).

Respuesta estratégica

Horas después, la Junta de Portavoces sostuvo una reunión de urgencia, convocada por el presidente del Congreso Daniel Salaverry (Fuerza Popular), para evaluar la medida trazada por el mandatario. Así, se acordó que –pese a los vicios de la cuestión de confianza planteada (tal como han advertido reconocidos constitucionalistas*)–, César Villanueva plantee la moción de confianza de todas formas el miércoles.

A su vez, la JP convino en que los cuatro proyectos de reforma constitucional estarán listos antes del 4 de octubre para que puedan ser sometidos a la consulta popular en diciembre, tal como exige el Ejecutivo. De esta manera, evidentemente, se ha dejado sin piso la cuestión de confianza y, de refilón, una eventual disolución del Parlamento.

“Me parece muy bien lo acordado, (…) está en nuestras manos calmarnos y cooperar”, manifestó al respecto la parlamentaria oficialista y segunda vicepresidenta Mercedes Aráoz.

Mientras ello ocurría, la Comisión de Constitución aprobaba el predictamen para la nueva elección de los miembros del Consejo Nacional de la Magistratura por medio de un concurso público, el cual será puesto a debate y votación este martes en el Pleno. Y el mismo curso seguirán los otros tres proyectos de reforma política.

Para terminar, cabe mencionar que fue penoso ver cómo –en las redes sociales– los caviares que antes le hacían ascos al Vizcarra dialogante y concertador, ahora aplauden a un Vizcarra populista y confrontacional. Sin embargo, la respuesta inmediata del Legislativo dejó calladitos a los golpistas que quieren su propio 5 de abril.

Hablan los constitucionalistas:

Natale Amprimo: “No se puede presentar una cuestión de confianza por un proyecto de reforma constitucional”.

Víctor García Toma: “Es inconstitucional presentar una cuestión de confianza por proyectos de reforma de la Carta Magna”.

Aníbal Quiroga: “Si se rechaza la cuestión de confianza, el presidente no puede cerrar el Congreso porque este es un nuevo gobierno”.

Domingo García Belaunde: “Una cuestión de confianza no es para proyectos de reforma constitucional, el Congreso debe rechazarla”.

Ernesto Álvarez: “Un proyecto de reforma constitucional presentado por el gobierno no puede ser considerado política de Estado por la sola afirmación del interesado”.

 


Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,