toggle menu

Opinión


6 Octubre, 2018.

LA ANEMIA, nuestra verdadera Marca Perú

Resulta un escándalo que el ministro Rogers Valencia, a sabiendas de los tiempos difíciles y las dolorosas carencias en salud y educación, intente justificar el pago de un millón de dólares a Sony Music Colombia. Y que, mientras tanto, siga contratando a Chisac para asesorías de comunicaciones por varios cientos de miles de soles.

Carlos Vives y su música nos llegan al corazón. Es un artista encantador, pero estoy segura de que ni por un mal pensamiento imaginó que esas calles de Lima por las que paseaba gustoso en bicicleta para la filmación de su último videoclip albergaban delincuencia, inseguridad… ¡y una terrible anemia que afecta a cuatro de cada diez niños menores de tres años! Según el INEI, en el primer semestre de 2018 esta afección alcanzaba al 41% de nuestra población infantil. Ocho dolorosos puntos más que en 2017. De haber estado consciente de ello, Vives habría perdido su mágica sonrisa.

En una entrevista bastante ligera concedida a Perú21 hace unos días, el presidente Vizcarra declaraba cándidamente que la anemia se estaba reduciendo un punto porcentual por mes: una aseveración absolutamente temeraria que no resiste el mayor análisis. Señor presidente: con la salud de los niños, con el futuro de las nuevas generaciones no se juega. ¡Todo tiene un límite!

Sin embargo, como la irresponsabilidad es cómoda y contagiosa, sus ministros siguen la misma senda.

Resulta un escándalo que Rogers Valencia, ministro de Comercio Exterior y Turismo, a sabiendas de los tiempos difíciles que vive el país y las dolorosas carencias en salud y educación intente justificar el pago de un millón de dólares a Sony Music Colombia. Un monto que el peruano promedio jamás ganará en una vida completa de trabajo se ha dedicado a dos piezas musicales  para “promocionar” el turismo a Lima. A esa bella ciudad, nuestra ciudad, que queremos porque nos vio nacer y que, lamentablemente, se ha convertido en invivible.

La funcionaria Isabella Falco decidió este gasto contraviniendo sutilmente la ley que prohíbe la publicidad estatal, pues se trata de un “servicio de publicidad de la Marca Perú en videoclips de artistas internacionales”. El tema se agrava cuando se conoce que no hubo licitación y se agudiza aún más cuando el documento que sustenta el desembolso destaca que no se aplica la normatividad peruana. ¿Por qué el ministro Valencia y la señora Aracely Laca, jefa de Promperú, avalan esto?

Según fuentes cercanas, el ministro sostiene que es mejor esperar a que pase la ola mediática sobre este delicado asunto. Tarde o temprano, sin embargo, tendrá que responder por este u otros temas: por ejemplo, ¿cuál es la razón de que durante varios años el Ministerio de Comercio Exterior y Turismo venga contratando a CHISAC para asesorías de comunicación externa por varios cientos de miles de soles? Solo los dos últimos años Mincetur le pagó a CHISAC casi un cuarto de millón de soles. ¡Y en 2018 le otorgó la buena pro de 159 mil soles a la misma consultora!*

¿Por qué el Ejecutivo sigue gastando el dinero público irresponsable e ineficientemente? Si les sobra el dinero, mejor destínenlo a promocionar productos de agroexportación en ferias internacionales, o en actividades más tangibles y rentables para el Perú. ¿Acaso porque se trata de la Marca Perú tienen carta blanca para el despilfarro? ¿Estamos ciegos frente a lo aberrante del dispendio?

Las carencias en salud, educación e infraestructura son cada día más clamorosas. La anemia esta descontrolada, una condición que en Cusco –tierra del ministro Valencia– afecta al 55.1%. Es el gran freno del desarrollo: el problema es que como sociedad no dimensionamos la magnitud del impacto.

Lorena Alcázar, investigadora de Grade, advierte que la anemia es un problema de salud pública reflejado en medio punto del PBI, debido a los efectos en el desarrollo cognitivo, en la productividad, y al aumento del gasto del Estado por repitencia escolar y atención de los partos prematuros de gestantes anémicas. Según la OMS, el Perú ocupa el tercer lugar con mayor prevalencia de anemia en Latinoamérica –detrás de la hambrienta y desvalida Venezuela (62%) y casi a la par que Bolivia (47%)– y es el primero entre los países de la Alianza del Pacífico.

Sí, señor ministro: tenemos una reciente y sensible MARCA PERÚ: LA ANEMIA.

* El señor Freddy Chirinos, director de CHISAC, se comunicó el día de hoy con Político.pe para afirmar que Mincetur dejó sin efecto la buena pro de 159 mil soles para 2018 que le habían adjudicado, según documento que tuvo la amabilidad de alcanzarnos.


Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , ,