toggle menu

Opinión


13 Octubre, 2016.

Kuczynski: “A mí con topos”

Gobierno no fue capaz de detectar al tremendo elefante (Carlos Moreno) que tenía ante sus narices pero anuncia que emprenderá cacería de topos.

Pedro Tenorio

| Columnista

Podría decirse que el “humor inglés” del que hace gala el presidente Pedro Pablo Kuczynski es, hablando criollamente, de mamey. No otra interpretación podríamos hacer luego de que su gobierno fuera sorprendido por las andanzas de su asesor personal —el hoy exconsejero presidencial Carlos ‘Negociazo’ Moreno—, algo que el propio PPK no vio venir, y viendo que, a pesar de ello, ahora él mismo anuncia —¡suelto de huesos!—que se va a dedicar a la cacería de aquellos “topos” que veneran el SNIP, trabando con ello importantes obras para el país.

O sea, no fue capaz de identificar al tremendo “elefante” con mandil blanco que tenía ante sus narices (el doctor Moreno) pero anuncia que acabará él mismo con los topos “que tienen más de 16 años creyendo en un sistema y no han evolucionado”. Ok, presidente.

“Hay que averiguar quiénes son los topos y meter veneno en el túnel para que salgan”, enfatiza PPK, urgido por echar a andar una lluvia de millones de soles en obras de infraestructura tal como prometió en campaña (con los Panamericanos más) y que sin duda resultan claves para la reactivación económica. Sin embargo, hay que decir que el SNIP (Sistema Nacional de Inversión Pública) opera como un control necesario para que el Estado no dilapide recursos y sean invertidos racionalmente… Por ejemplo, pagando lo justo por las obras que el país necesita y no inflando costos y “corrigiendo” proyectos a la medida de los proveedores.

Por tanto se trata de una herramienta, no de un cenáculo burocrático. Y ahí el Ministerio de Economía (MEF) podría jugar un rol clave, sobre todo cuando en el país subsisten autoridades que diseñan mal sus proyectos y gastan y siguen gastando en obras cuyos costos o dimensión, muchas veces, no se justifican.

Ahora PPK y compañía anuncian el fin de esta herramienta, tal como lo dijeron en campaña, es cierto, y en aras de la rapidez para invertir desde el Estado. Mucho ojo para que en el río revuelto de la inversión pública no terminen ganando los pecadores… La oposición —y los “opinólogos” que ya comienzan a hartar a Kuczynski— están atentos.


Etiquetas: , , , , , , ,