toggle menu

Opinión


8 Octubre, 2018.

“Justicia sin misericordia es crueldad”

La resolución judicial que dejó sin efecto el indulto debe ser declarada nula y además prevaricadora, pues lo que indicó la Comisión Interamericana de Derechos Humanos es que sea la jurisdicción constitucional --y no la penal-- la que se pronuncie sobre la viabilidad o no del indulto otorgado a Fujimori.

Germán Jiménez Borra

| Columnista invitado

Finalizadas las elecciones municipales y la vorágine que estas conllevan, quiero referirme a la anulación del indulto que fue otorgado a Fujimori.

Quienes me conocen saben muy bien que no simpatizo con Fuerza Popular; por el contrario, recuerdo como en la década del noventa mi familia sufrió un acoso constante. De manera oprobiosa funcionarias entrantes de Cambio 90 pedían la cabeza de mi madre, quien era Directora del Programa de Asistencia Directa (luego PRONAA). La investigaron y no encontraron irregularidad alguna en sus funciones; más bien, bajo la populachera frase “El Palacio de la Injusticia” defenestraron a muchos jueces –entre ellos, a mi padre–, para terminar convirtiendo el Poder Judicial en un burdel regentado por el tristemente célebre procesado y sentenciado  Alejandro Rodríguez Medrano.

El tiempo y la historia hicieron su parte. Años después, mi madre ocupó el cargo de ministra de Estado y actualmente es reconocida por todas las tiendas políticas como una de las mejores funcionarias que ha tenido el país. Igualmente, mi padre regresó al Poder Judicial ocupando una de las más altas magistraturas antes de su fallecimiento, y recibió finalmente honores de Estado.

Me he permitido hacer esta remembranza personal porque muchos opinólogos celebran y se burlan de la situación por la que está pasando el expresidente. Pareciera que se tratará de un rencor contenido durante mucho tiempo, Sin embargo, como diría el escritor Irlandés George Bernard Shaw, “el odio es la venganza de un cobarde intimidado”.

Aquí de lo que se trata no es de aplacar el odio con el odio sino de sopesar lo que ha sucedido. No costaría nada unirme a esa celebración morbosa, pero como abogado debo decir que lo cierto es que la resolución judicial que dejó sin efecto el indulto debe ser declarada nula y además prevaricadora, pues lo que indicó la Comisión Interamericana de Derechos Humanos es que sea la jurisdicción constitucional –y no la penal– la que se pronuncie sobre la viabilidad o no del indulto otorgado a Fujimori.

Resulta, pues, patético y trágico que quienes criticaron a una justicia manipulada en la era de Rodríguez Medrano validen hoy una resolución de un Poder Judicial moralmente endeble y fácticamente corrupto. No nos dejemos llevar por las pasiones; ¿acaso disfrutamos de echar gasolina a una fogata que ilumina cada vez más el abismo donde vamos cayendo?

Reflexionemos sobre la humanidad que debe acompañar a la justicia. Como diría Santo Tomás de Aquino: JUSTICIA SIN MISERICORDIA ES CRUELDAD.


Etiquetas: , , , , , , , ,