toggle menu

Opinión


6 Junio, 2018.

Jajaja, ¡Kenjigate!

O sea que según el congresista Fujimori existe gente tan pero tan "bruta" que a un día de ser sometido al juicio político su oficina iba a ser violentada para que él pueda decir en el Pleno de este miércoles 6 de junio: ¡Soy inocente!

¡Qué graciosos son algunos! ¡Y cuánto subestiman la inteligencia de la gente! Ahora resulta que en víspera de que se vote su desafuero el congresista Kenji Fujimori “encuentra” la puerta de su oficina abierta y denuncia que fue lacrada por la seguridad del Congreso.

Algo así como que no lo dejan entrar. Como que su suerte está echada. Como que lo espían. Como que han estado buscando algo. Como que le han robado algún secreto. Algo así como los “fontaneros” de Nixon en Watergate. Y en esta versión bufa del escándalo político más sonado de la historia Nixon es… ¿Galarreta? ¿Keiko? Y Kenji es… ¿Ted Kennedy? Y Kissinger es… ¿Coqui Morelli? Y El Comercio… ¿The Washington Post? Y Bernstein y Woodward son… ¿Mávila Huertas y Álvarez Rodrich? Y Catherine Graham es… ¿Bernardo Roca Rey? Y Ben Bradlee es… ¿Gustavo Mohme? ¿Me río? ¿Lloro? ¿Bostezo?

O sea que según el congresista Fujimori existe gente tan pero tan “bruta” que a un día de ser sometido al juicio político de sus pares por confabularse para comprar votos a cambio de prebendas para mantener a PPK en el poder –literalmente a cualquier precio– su oficina iba a ser violentada para que él pueda decir en el Pleno de este miércoles 6 de junio que es una víctima de un complot político. Un perseguido, ni más ni menos. Un inocente, pobrecito Kenji. Rosa María, chicharrrones, ¿tomaron nota de esta injusticia?

Jajaja… bueno, ya que estamos jugando al Kenjigate, ¿a mí me dejan ser… David Frost?


Etiquetas: , , , , , , , ,