toggle menu

Opinión


9 Abril, 2018.

Izquierda retrógrada

¡Son cavernarios! Nuevo Perú de Verónika Mendoza considera que el justo encarcelamiento de Lula da Silva no es más que un mero juego político para impedir que postule a las elecciones presidenciales.

Aaron Salomón

| Periodista

A través de un comunicado de prensa, el movimiento Nuevo Perú (NP) liderado por Verónika Mendoza se ha solidarizado con el populista exmandatario Lula da Silva y, con absurda desfachatez, ha acusado que su justo encarcelamiento por corrupción y lavado de activos responde a un simple interés político para impedir que postule a las elecciones presidenciales brasileñas de este año.

A la izquierda política peruana parece encantarle vivir en las cavernas. Para el grupete de la exsecretaria de Nadine –que aún no logra las firmas suficientes para consolidarse como partido– no es motivo siquiera de reproche que la constructora OAS le regale a Lula un departamento de lujo a cambio de facilidades para obtener contratos con Petrobras. Tampoco lo es, consecuente en su ceguera selectiva, que el exjefe de Estado haya dado el visto bueno para el aporte de tres millones de dólares por parte de Odebrecht a la campaña de Ollanta Humala del 2011.

Para mis izquierdistas todo; para los derechistas la ley. Y es que, bajo su visión populista, importa más el apoyo que tiene Lula de la mitad del confundido pueblo brasileño que sus evidentes penados ilícitos.

Apunte este “ilustre” nombre: Manuel “balón a doce soles” Dammert. El congresista de NP ha escrito una columna en el rojísimo Diario Uno (financiado con dineros de Martín Belaunde Lossio) en la que califica de “burda” la sentencia de más de doce años de prisión para Da Silva y, como es costumbre en la zurda peruana, culpa a la derecha de todos los males: “La derecha brasileña, golpista y corrupta, aliada y peón con Trump y el imperio en crisis han dictado burda sentencia de prisión al expresidente Lula”.

Valgan verdades, este respaldo rojo al exjefe de Estado carioca no debería sorprendernos si tomamos en cuenta que Verónika no puede ni siquiera admitir que la pobre Venezuela sobrevive bajo una DIC-TA-DU-RA chavista. Para ella, por supuesto, el único gobierno despótico ha sido el del indultado Alberto Fujimori. Todos los demás abusos de poder no existen en su cabeza.

Señores del Nuevo Perú: hagan un esfuerzo y varíen su añeja agenda antifujimorista. ¿Dónde está su lucha por el matrimonio homosexual, legalización de las drogas, despenalización del aborto y demás causas valerosas? ¿Acaso se olvidaron de defender los intereses de las minorías que ingenuamente los llevaron al poder? ¡Es tiempo de que su ideario deje de ser tan prehistórico!

En fin, si algo positivo podemos sacarle a esta deleznable situación es que algunos políticos –como Yamila Osorio– se van quitando la careta. “Qué patético leer a gente de derecha, criticando a los izquierdistas que se solidarizan con Lula, cuando no son capaces de reconocer la corrupción y violación a los derechos humanos de sus líderes”, tuiteó. Tremenda joyita.

  • El diario Correo publicó este domingo la transcripción completa de los ‘kenjivideos’ que entregó Moisés Mamani a la Fiscalía. En uno de ellos el benjamín de los Fujimori admite, en su afán de ganar un voto contra la vacancia presidencial, que el indulto humanitario concedido por PPK a su padre fue un grosero negociado: “Moisés, tú vas a consolidar la libertad de mi viejo, tú la vas a consolidar. Nosotros lo hemos sacado, pero tú la vas a consolidar”. Kenji: estás frito, pescadito.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , ,