toggle menu

Opinión


30 Abril, 2015.

Izquierda de dos cañones

¡Vivan y mueran las actividades extractivas en el Perú!

El lunes en el Congreso, ni bien hubo terminado Pedro Cateriano su discurso de investidura, Manuel Dammert le señaló al premier una serie de omisiones con respecto al futuro de Petroperú y su rol en la política energética nacional.

En efecto, cualquiera que escuchara al congresista de izquierda pontificar sobre la repotenciación y fortalecimiento de Petroperú vía la exploración y procesamiento de hidrocarburos pensaría que la izquierda es la más interesada en repotenciar y fortalecer las actividades extractivas en el Perú.

¿Curioso, no? Porque es precisamente esa izquierda la que ha desarrollado durante los últimos años un discurso y una práctica sostenidos contra las actividades extractivas —de minerales e hidrocarburos— con el argumento de que cualquier actividad extractiva contamina el medio ambiente y, además, altera negativamente las formas de vida tradicionales de las comunidades involucradas.   

Entonces, ¿en qué quedamos, amigos siniestros? ¿La “soberanía energética” es un imperativo para el desarrollo nacional? ¿Son o no son necesarias para ese desarrollo las actividades extractivas? ¿La exploración y explotación petrolera y minera son buenas para el país? ¿Conga, Tía María o Pichanaki deberían ir? ¿O la “licencia social” solo es requerida cuando se trata de actividades extractivas privadas? 

¿Total? Digan cómo es la nuez.


Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,