toggle menu

Opinión


13 Octubre, 2017.

¿Interdictados por la huella?

La huella dactilar biométrica es un gran avance, pero puede tener limitaciones prácticas si por razones de edad o de otra índole no puede ser captada por los medios electrónicos.

Martín Belaunde Moreyra

| Columnista invitado

La tecnología moderna para la identificación personal constituye en términos generales un beneficio para todos. La huella dactilar biométrica es un gran avance, pero puede tener limitaciones prácticas para un sector considerable de la población, en el que por razones de edad o de otra índole no puede ser captada por los medios electrónicos. Eso por ejemplo ocurre en ciertos bancos, que cuando toman el índice dactilar para realizar cualquier transacción, la huella no se refleja en el medio electrónico. También ocurre en otros ámbitos, como en el Congreso por ejemplo, donde es necesario marcar la huella del índice pare el voto. En el Congreso este pequeño problema se resuelve mediante una tarjeta especial para ejercer su derecho y obligación de votar.

En las transacciones bancarias la dificultad es superada mediante la aplicación de una clave a cargo de un funcionario. Sin embargo, los problemas pueden suscitarse cuando el funcionario encargado no se encuentra disponible, en cuyo caso no hay más remedio que esperar o utilizar un cajero automático si fuere posible. ¿Por qué algunos bancos exigen la huella dactilar electrónica para llevar a cabo una transacción monetaria cuando el cliente tiene DNI vigente y además se identifica por cualquier otro medio? Dicen que es una medida para evitar estafas o impostores. No niego esa posibilidad, en especial tratándose de sumas importantes, pero intuyo que es algo infrecuente estadísticamente.

La huella puede convertirse en un problema real en las transacciones notariales cuando se aplica el mismo control dactilar como requisito previo a firmar cualquier documento. Reconozco que el notario está en la obligación legal de identificar a los contratantes de una escritura pública o de un contrato privado que se tramite por su oficina, como por ejemplo la compra-venta de un vehículo. Pero si no hubiere coincidencia en la huella o esta no se refleja en el medio electrónico, ¿se suspende la transacción? Definitivamente no, porque el notario siempre tiene a su mano otros medios de identificación: consulta al RENIEC, registro de su firma, testigos, conocer al cliente, etc.

Ningún ciudadano en el ejercicio de sus derechos debe quedar interdictado por la huella.


Etiquetas: , , , , , , ,