toggle menu

Opinión


22 Diciembre, 2017.

Intercambio de regalos

¿Liberará PPK a Alberto y honrará el pacto con Kenji? ¡Quién sabe! PPK ha demostrado que hoy por hoy es el rey de la yuca.

1.- La memorable ironía del día de ayer fue que mientras el abogado del jefe del Estado apelaba a plantear la vacancia por incapacidad moral como un referéndum entre la democracia encarnada por PPK contra el fujimorismo golpista de los 90, el “abuelito bondadoso” de Lombroso que estaba sentado a su costado negociaba un indulto express para Alberto Fujimori. ¡Qué buena!

2.- El gobierno tuvo éxito en subirse a la ola del antifujimorismo para neutralizar los votos de la oposición minoritaria a favor de la vacancia. En tal sentido, toda abstención fue un voto encubierto en contra de la vacancia y, por lo tanto, a favor de PPK. Las piruetas conceptuales de los abstinentes para explicar su coherencia entre su lucha contra los lobbies de la corrupción de Odebrecht y su voto por PPK son solo eso: piruetas.

3.- Hoy queda claro que PPK no podía ganar sin los votos de la bancada de Fuerza Popular pues ya no había de donde sacar las abstenciones que le faltaban para no ser vacado. Kenji y los nueve que lo siguieron canjearon la libertad de Alberto por la presidencia de PPK.

4.- También queda explícito después de la votación de ayer que existe en el Congreso una bancada de Alberto Fujimori. Si esos son los hechos la bancada de Fuerza Popular debería formalizar esa situación y aprovecharla a su favor. El sentido común indica que si esos diez no son leales con la líder del partido sino con otra persona, entonces no tiene sentido su pertenencia a esa bancada. Al obligar a esos diez a formar su propia bancada (que ya existe en los hechos) se los obliga a asumir su responsabilidad en nombre de Alberto Fujimori. También se obliga a todas las fuerzas políticas representadas en el Congreso a asumir su responsabilidad frente a cualquier pacto con la bancada de Alberto.

5.- El mandato del Congreso como poder del Estado ha quedado a merced del Ejecutivo. Como ya sostuve en una columna anterior, el Legislativo disparó su última bala sin éxito (la vacancia) y a PPK aún le queda una (la cuestión de confianza para disolver el Congreso). Es cuestión de esperar ahora qué decide PPK.

6.- Contra la opinión de una mayoría de colegas, politólogos y analistas, no creo en lo más mínimo que (luego de la votación de ayer) la presidencia de PPK siga en peligro. Saquen lo que le saquen a PPK sobre Odebrecht y otras empresas la vacancia está muerta para los próximos tres años y medio que le quedan de mandato. Está visto que la imagen de lobista a PPK no le afecta para nada, a tal punto que recibió el aval de las abstinencias del partido de Verónika Mendoza. Ese es el ejemplo más palpable de que lo que digo es cierto.

7.- ¿Liberará PPK a Alberto y honrará el pacto con Kenji? No lo sé. PPK ha demostrado que hoy por hoy es el rey de la yuca. Si negociaba con Alberto mientras Borea despotricaba contra Alberto y su régimen, tranquilamente puede dejar colgado a cualquiera. Lo que sí sé es que haga lo que haga no le afectará. Eso sí: ¡habrá muchos estafados!


Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,