toggle menu

Opinión


24 Noviembre, 2017.

¡Huele a pescado podrido!

Al gobierno no se le habría ocurrido mejor idea que responsabilizar al modesto Instituto Nacional de Calidad (INACAL) de las conservas con parásitos y gusanos de Compass, Florida e Idlbueno.

Al parecer todo indicaría que el asunto de las conservas de caballa contaminadas con gusanos parásitos proveniente de una empresa china (con el etiquetado de marcas peruanas como Florida, Compass e Idelbueno) estaría por “resolverse” de mala manera: con una injusticia. En efecto, el gobierno de PPK habría decidido soplarle la pluma a un organismo que no tiene nada que ver con la fiscalización ni con las medidas sanitarias por las que deberían pasar todos los productos industriales de alimentos marinos puestos en el mercado para consumo del público.

En efecto, al gobierno no se le habría ocurrido mejor idea que responsabilizar al modesto Instituto Nacional de Calidad (INACAL), un organismo que tiene por función general promover la cultura de la calidad en el país a través de la normalización (normas técnicas) y acreditación (de procesos de calidad), para “asegurar el cumplimiento de la Política Nacional para la Calidad de las actividades económicas y la protección del consumidor”.

Es decir, el INACAL no tiene nada que ver —a diferencia de SANIPES (Organismo Nacional de Sanidad Pesquera)— con la absoluta falta de diligencia y celo de quienes sí tienen entre sus competencias específicas “garantizar la sanidad e inocuidad en toda la cadena productiva de la actividad pesquera y acuícola, con el propósito de proteger la vida y la salud pública, interviniendo mediante la vigilancia, control, habilitación y certificación sanitaria eficaz y oportuna”.

Lo anterior no es función del INACAL, así que… ¿por qué se nos quiere vender gato por liebre?


Etiquetas: , , , , , , ,