toggle menu

Opinión


8 Agosto, 2017.

Historia: pasado el 28, atendamos al almirante Guise

Dentro de aquel escenario etéreo y dudoso dentro del cual creció la república, aparecieron personas que dieron con sus vidas el soporte a la nueva organización.

Michel Laguerre Kleimann

| Columnista invitado

El nuevo Estado se estableció sobre una base inestable que no pudo ser salvada por los organizadores del momento. En palabras de Gabriel Lafond, viajero francés de esos años: “El Gobierno de entonces era como un hombre que se ahoga y se agarra a las ramas más débiles […] Los hombres que la gobernaron no estaban a la altura de su misión; demolían el pasado sin comprender el porvenir y sin tener la fuerza de consolidar los andamiajes provisionales que habían tentado establecer”.

Sin embargo, dentro de aquel escenario etéreo y dudoso dentro del cual creció la república y su estructura, aparecieron personajes que dieron con sus vidas los soportes y ejes sobre los cuales las nuevas organizaciones fueron salvadas de caer en desgracia, de desaparecer sin dejar legado ni huella. Personajes como el vicealmirante Martín Jorge Guise, uno de aquellos prohombres del momento quien con su dinámica actuación permitió no solo la independencia del Perú sino que, gracias a ella, aseguró la de Chile, la de Las Provincias Unidas del Río de la Plata (Argentina, Uruguay y Paraguay) y la de la Gran Colombia (Ecuador, Colombia, Venezuela y Panamá).

En la descripción que realizó el reverendo R.H. Salvin del H.M.S. Cambridge, retrató al marino Guise como “como de unos 54 años, tez oscura, finos modales y de gran determinación en su semblante”. La verdad es que Guise vivió hasta los 48 años de edad, lo que lleva a pensar que su rostro maduró con los duros y arduos años de navegar por diversos mares, luego de soportar grandes tensiones producto de conflictos, guerras y un sinnúmero de decisiones que moldearon al héroe de 1828.

Guise “no fue de esos aventureros que vienen al Perú a buscar fortuna, sino un oficial distinguido, un marino experto, ansioso de conquistar glorias y laureles en la lucha por la libertad”, sostuvo también el distinguido historiador peruano Nemesio Vargas Valdivieso. Mientras que el ministro de Marina y Aviación, capitán de navío Carlos Rotalde González del Valle (1934), dijo: “El almirante Guise, aun cuando nacido en otra nación, vino a nuestras playas impulsado por sus generosos sentimientos para poner al servicio de la causa de nuestra independencia su esforzado brazo, su talento y fortuna. Da vida a la Marina de Guerra del Perú infundiéndole las enseñanzas de sus excelsas virtudes, dejando huella luminosa e intenso amor a la profesión y a nuestra Patria”.

Este año se han cumplido 196 años de la proclamación de la independencia del Perú. Vale recordar a aquel marino británico y “peruano por derecho y por su propia voluntad”, quien vivió una intensa vida sin descanso motivado por el afán de servicio y el cumplimiento de sus principios morales exteriorizados en su profesión.


Etiquetas: , , , , , , ,