toggle menu

Opinión


31 Enero, 2018.

Hermanos venezolanos

En un mundo globalizado donde todos somos de una u otra manera migrantes, resultan absurdas estas primarias y elementales muestras de ridícula xenofobia que observamos en algunos compatriotas.

Según cifras de la Superintendencia Nacional de Migraciones cien mil venezolanos viven en el Perú, de los cuales 25 mil cuentan con el PTP (Permiso Temporal de Permanencia) y el resto se divide entre turistas y residentes. Sobre estos números, resulta importante señalar que se hallan todavía muy lejos, por ejemplo, de los correspondientes a países como Colombia —donde hay más de 470 mil—, Estados Unidos, España, Italia o Portugal.

Solo diré que si un profesional venezolano hace mejor las cosas que yo, que lo contraten… y bienvenido sea. No hay nada más mediocre que quejarse de que extranjeros vengan a nuestras tierras y nos desplacen de nuestros oficios o actividades profesionales. Así como hay millones —SÍ, MILLONES— de peruanos en el extranjero que vienen “desplazando” laboralmente a ciudadanos de los países que los acogen, pues bueno, ahora nos toca a nosotros recibir a nuestros hermanos venezolanos que huyen de esa nefasta cleptocracia socialista comandada por el impresentable Nicolás Maduro.

En un mundo globalizado donde todos somos de una u otra manera migrantes, resultan absurdas las primarias y elementales muestras de ridícula xenofobia que observamos en algunos compatriotas. Más absurdas y ridículas aún por tratarse de ciudadanos del país llanero: aquel que se portó tan solidario, abierto y acogedor con muchos peruanos cuando en un pasado no tan lejano tuvieron que huir de nuestros malos gobernantes.


Etiquetas: , , , , , , , , ,